24 de febrero de 2017

¿SE PUEDE PAGAR LA NÓMINA DE LOS SERVIDORES "PÚBLICOS" ANTES DE LA FECHA LÍMITE?





Pongamos que estamos en días de carnavales y los servidores "públicos" (estatales) de una entidad X descentralizada quieren irse a festejar, pero estos por muy motivados que estén, hay algo que les preocupa: "el dinero", no tienen como fraguar los costos de las parrandas, palcos, y demás berrinches; para ello, solicitan ante el representante legal de la empresa estatal X que ordene el gasto de la nómina. La encrucijada está en determinar si se puede realizar el pago antes de la fecha límite, sabiendo, que en esa empresa se ha realizado la cancelación de los salarios al final de cada mes o después y no antes.
El rifirrafe entre el empleado Y o Z en expresar que si puede realizar el pago o no, lo dejamos entredicho de una vez aquí, y es que todo lo que constituye salario se puede pagar antes del mes si ya se ha causado o al menos se sepa con vigorosidad que se causará, que a diferencia de las prestaciones sociales se deben cancelar con fecha posterior a la causación. No existe norma explícita que considere cuando se debe pagar a un empleado del sector estatal, pero por remisión de las normas privadas (sociales) de trabajo (C.S.T) que son disposiciones de orden público, se ha determinado que la remuneración que recibe el trabajador por los servicios prestados (en este caso, empleados públicos y demás funcionarios), la nómina se deberá liquidar según el periodo de pago adoptado por la empresa (entidad), generalmente mensual, y en cada periodo se deben ajustar todos los conceptos relacionados con la nómina.
Tenemos que el salario es un pago de carácter retributivo que comprende todas las sumas que el funcionario recibe en contribución al servicio, siendo este una contraprestación directa y onerosa por el recibo de sus labores, tal como lo ha contemplado el Consejo de Estado en Sentencia del 7 de abril de 1994. Expediente No. 4635. Sección Cuarta o la Corte Constitucional. Sentencia en Sentencia C-1218 de 2001. Aquí sucede algo especial, frente al tema a tratar, ya que la causación se consume antes de que llegue al día debido de los días que se considerarán laborales y se han tomados como no laborales (cívicos) por medio de Decreto o Resolución.
Si bien, por regla general no son aplicables las disposiciones del Código Laboral en pleno sentido en el sector estatal; al respecto el Decreto 1042 de 1978 cuya aplicación es orden de nacional es extensible también a entidades territoriales, pero este, guarda silencio sobre el asunto. (Se puede revisar la Sentencia del Consejo de Estado, sección segunda, del 19 de febrero de 2015. C.P Ibarra Velez). En el sistema mixto (donde convergen el sector estatal y privado), la forma de estipular el salario es válido de que forma y cuando se pague el salario, regidos bajo el principio la libertad de estipulación del artículo 132, eso sí, respetando el salario mínimo legal, los pactos, convenciones colectivas y fallos.
La Corte Constitucional ha dicho que la falta de pago puntual y completo del salario, imposibilitan al trabajador atender sus necesidades básicas de carácter personal y familiar lo que implica la violación del mínimo vital, el cual se ha entendido como los requerimientos básicos indispensables para asegurar la digna subsistencia de la persona y de su familia, no solamente en lo relativo a la alimentación y vestuario sino en lo referente a salud, educación, vivienda, seguridad social y medio ambiente, en cuanto a factores insustituibles para la preservación de una calidad de vida que, no obstante su modestia, corresponda a las exigencias más elementales del ser humano, esto según sentencia T-649 de 2013 (se puede revisar en el mismo sentido T-214 de 2011 T-157 de 2014 y T-185 de 2016). Por tanto, el pago del salario se toma como anticipación del que se va hacer o que se va llegar a realizar, de todos modos como si fuese el día que termine las fiestas carnestolendas.
A corolario de lo anterior, podemos expresar sin tapujos que el pago de la nómina de un mes puede resultar diferente a otro, como sucede con diciembre, en este caso para la temporada carnavalera, ya que estamos hablando de una fecha especial tal como sucede con la época navideña. Si se debe pagar al final de cada mes, quincena, semana, jornal (como sucede en las sociedades de economía mixta, donde por regla general sus empleados son trabajadores oficiales), bien, puede estipularse otra cosa (con autorización del trabajador o empleado), según la ocasión del momento, siendo lo importante la causación que a la final se causó, o se causará, ya que son días no laborales (cívicos), tomados como ya laborados a efectos de pago.
Como último párrafo de este escrito, debemos recordar que el salario se debe pagar tal como hemos dicho arriba, —una vez se haya causado el derecho que tiene el trabajador a percibirlo—, y este derecho se causa cuando se ha cumplido el periodo de pago pactado (estipulado) entre las partes en el contrato de trabajo o en la relación reglamentaria que se tenga (autorización); si bien se tiene como una vez finalizado la jornada laboral, no es menos cierto que se puede predicar algo distinto de los días que se avecinan por el correr de los carnavales (que se declaran como festivos) y que se reputan como días cívicos, es decir no laborales, pero que a fin de todo se toman como pago por haber sido causados.


*Abogado de la Universidad del Norte, especialista en Derecho Administrativo y candidato a la Maestría de Derecho Público de la misma universidad. Me puedes seguir en Twitter e Instagram como: mariodaza.