5 de febrero de 2017

LAS DEROGACIONES Y CONCORDANCIAS DEL "NUEVO" CÓDIGO DE POLICÍA




Las pataletas en los medios en contra de la aplicabilidad que se está imponiendo a causa del nuevo estatuto de seguridad, conocido como: “Código de Policía y Convivencia” está estremeciendo al país, sobre todo a los desadaptados. Si bien no me opongo completamente a esta nueva normativa porque la creo necesaria, es pertinente realizar reparos que deben ser conocidos, y que he escrito en varios artículos de este blog. El tema cambia cuando el alcance que se le quiere dar al texto sea el correcto, lo podemos intuir por ejemplo de las sanciones mismas que se están colocando a la comunidad derivado de los “comportamientos contrarios” (contravenciones) que se cometen. Por ello, es que haya querido elaborar en este ensayo una nota sobre la derogatoria y concordancia de este nuevo codex, (dejo por fuera esta vez otras cosas, tales como: “la constitucionalización”, la adopción de sistemas tecnológicos”, entre otros).
Este “nuevo” Código recoge muchas de las disposiciones dispersas de carácter policivo y no solo eso, también las unifica, derogando expresamente algunas normas y tácitamente otras. Crea un compendio ampliado de conductas o “comportamientos contrarios” (contravenciones) actualizadas a la realidad social; a esto le podemos sumar la innovación del proceso único, en sus variantes: “inmediato y verbal abreviado” del que consagra el capítulo (i), en sintonía con las etapas propias de un derecho sancionatorio liberal. Lo curioso de esto es que ahora se aplique como autonomía del acto y del procedimiento la parte segunda de la Ley 1437 de 2011, exceptuando aquellos procesos especiales que determine la ley (tal como lo establece el numeral 3 del artículo 105 y 2 de la mencionada norma) bien como son los impedimentos y recusaciones (artículo 229), nulidades (que solo se podrá pedir en la misma audiencia, artículo 228)... y del CGP, en la etapa de pruebas (artículo 217).
Ahora, podemos notar como aconteció con el anterior Código, que se remitía a los reglamentos municipales, departamentales, como al Procedimiento Civil; ahora tiene inferencia solo para el CPACA en temas como, ambiente, minería, recursos naturales y protección animal establecidas en el segunda parte, lo cual es novedoso. Este tiene su aplicación en todo el territorio nacional y se complementa con los reglamentos de Policía expedidos por las autoridades competentes, de conformidad con la Constitución Política y la ley (poder subsidiario y residual), aunque, las disposiciones de la presente ley, prevalecen sobre cualquier reglamento de Policía (tal como lo dispone el artículo 238).
El texto normativo es claro en expresar en el artículo 240 que: “Las disposiciones en materia de circulación o movilidad, infancia y adolescencia, salud, presente Código, serán aplicadas en concordancia con la legislación vigente”. Por lo que la tipología se convierte en abierta, encontrándose aunado a otras contravenciones especiales, con relación a las comunes que aquí se describen. Por ejemplo, en esta complementación, unificación, tenemos, las siguientes:
Se deroga totalmente (en la modalidad expresa) el Código Nacional de Policía, es decir el Decreto 1355 de 1970, la Ley 746 de 2002, por la cual se regula la tenencia y registro de perros potencialmente peligrosos y el Decreto confuso 522 de 1971 (que trataba sobre contravenciones especiales nacionales) que si bien recordamos venía siendo derogado en parte por Leyes como la 23 de 1991, la 228 de 1995, 599 de 2000 y el Decreto 2737 de 1989; lo cual es un gran avance.
Se deroga parcialmente (en la modalidad expresa) la Ley 1356 de 2009 (sobre escenario deportivo) salvo al artículo 4 que se refiere a un suplemento del Código Penal y el 3 (218A al 218L) que tiene que ver con “comportamientos contrarios” (contravenciones especiales que afectan la tranquilidad pública y la seguridad) a la convivencia, que se adiciona a este nuevo codex. Se deja sin afectar la utilizada Ley 232 de 1995 que tanto se sancionó a los establecimientos de comercio, y que viene a estar compuesto por este “nuevo” estatuto; si bien este no lo menciona entra en incompatibilidad con la norma que lo reglamenta que es el Decreto 1879 de 2008 (aunque aún con efectos, en la modalidad tácita). También los artículos 26 y último párrafo del 10 de la Ley 679 de 2001 sobre el cual se expide estatuto para contrarrestar la explotación, la pornografía y el turismo sexual con menores, aplicándose en este el proceso verbal abreviado. Lo mismo se puede predicar para comparendos ambientales en parte, ya que entrar en parte a este, pero no se deroga por ejemplo la manera como se aplicara (artículo 13 al 21). El artículo 108 de la Ley 388 de 1997 sobre procedimiento de imposición de sanciones en materia urbanística y sus sanciones insertadas en los artículos 1 y 2 de la Ley 810 de 2003; los artículos artículo 12 numeral 2, artículo 17, 18, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 31, 33, 35 y 36  sobre el control de precios del Decreto 2876 de 1984, aunque no totalmente, por ejemplo en lo que respecta algunas contravenciones del artículo 16 sobre el inicio y la caracterización del procedimiento de los artículos 19 y 20 como del Decreto 3642 de 1986. Lo mismo en las disposiciones del artículo 24, 29 e inciso final del artículo 31, por medio de las cuales se previenen daños a la salud de los menores de edad, la población no fumadora y se estipulan políticas públicas para la prevención del consumo del tabaco y el abandono de la dependencia del tabaco del fumador, lo curioso es que de todas las normas que deroga, se deja sin efecto siempre la parte que expresa: “Para la aplicación de estas sanciones se seguirá el procedimiento previsto en el Código Contencioso Administrativo”. Esto tiene un fin, ya que no se aplica la parte primera sino la parte segunda, tal como lo establece el artículo 4 del “nuevo” código de policía. Pero por ejemplo, no se deroga, Disposiciones para garantizar los derechos de las personas no fumadoras frente al consumo de tabaco o Disposiciones para prohibir las acciones de promoción y patrocinio de tabaco y sus derivados, entre otras. Por último los artículos 12 y 13 sobre or la cual se reglamenta la Publicidad Exterior Visual en el Territorio Nacional, pero no toda la norma.
No se deroga totalmente ni parcialmente (en la modalidad expresa) lo referente a las armas, municiones o explosivos (Decreto 2535 de 1993), el reglamento nacional taurino (Ley 916 de 2004), disposiciones de la Ley 1098 de 2006, Ley 1554 de 2012 sobre operación y funcionamiento de establecimientos que prestan el servicio de videojuegos y la Ley 1774 de 2016 sobre maltrato animal, entre otras normas (como todo lo mostrado en el cuadro adjunto ut supra, ya sea en amparo policivo en empresas de servicio público, cine, ganado, hípica, arrendamientos, lanzamiento, juegos de azar, metrología, parque de diversiones, piscina, riña de gallos, peleas, teatro, toros, etc. Muchos de ellos incompatibles o derogadas tácitamente con la Ley 1801 de 2016).

*Abogado de la Universidad del Norte, especialista en Derecho Administrativo y candidato a la Maestría de Derecho Público de la misma universidad. Me puedes seguir en Twitter e Instagram como: mariodaza