3 de enero de 2016

¿QUÉ ES EL SISTEMA Y ORDEN JURÍDICO?




Desde el punto de vista normativo, tenemos que el derecho es un sistema (es decir cimentado teóricamente) construido socialmente (algunos piensan que naturalmente, racionalmente…), haciendo que ciertas normas pertenezcan a un sistema o no. Un sistema jurídico tiene ciertas particularidades que lo diferencia de otros sistemas, pero ya no solo por ser normativo (por lo menos la fuerza,  el uso de la coacción, una autoridad… hace que sea uno jurídico y no moral), por ello que sea importante la identificación, validez y existencia  en el sistema de normas; cimentándose con la norma fundamental básica propuesta por KELSEN (grundnorm) para saber que pertenece o no a este “mundo” jurídico (a partir de normas primarias y secundarias).


Aunque se suele considerar al sistema como dinámico (de allí que hablemos aquí de normas implícitas), también tiene particularidades estáticas (hablemos de la cláusulas pétreas por ejemplo, que se encuentran en una constitución), he allí una excepción; pero por regla general el sistema jurídico es dinámico, por tanto todo el tiempo se está promulgando nuevas leyes, derogando…, existiendo cada vez un sistema jurídico diferente al que concebimos por primera vez, como originario.


A diferencia del sistema jurídico, el orden jurídico está compuesto, por sistemas jurídicos seguidos, momentáneos, podríamos decir que el orden jurídico va más allá, ya que el cambio del orden jurídico es más riguroso, porque se necesita de cambios estructurales, en el que se puede decir que hacen parte del sistema para que sea cambiado (reglas de cambio), es decir hablamos de cambios supremos, un cambio de una norma sobre la que descansa todas las demás (una regla de reconocimiento o de una super regla por ejemplo), entonces podríamos decir que mientras que el primero (sistema jurídico) está más relacionado con el orden jurídico en sí (aunque no necesariamente) el orden jurídico está más relacionado con el orden político-jurídico (es decir el estructural) casi siempre, para cambios de regímenes políticos (de una democracia a una monarquía o viceversa…) también en aspectos jurídicos podría cambiar como cuando se habla de fallos polémicos (reglas de adjudicación) en el que cambia el sentido de una constitución, como cuando hablamos de la familia, parejas del mismo sexo…  pero haciendo la salvedad que no toda alteración normativa hace cambio al orden jurídico.

Para terminar…


El sistema jurídico puede que sea muy dinámico, pero también tiene su estaticidad, lo que resulta que cambien muchas cosas y otras no, a partir de todas las autoridades, no solo legislativas sino también administrativas, por ejemplo un sistema X puede cambiar con normas N1, 2 y 3, o no. Y puede que una sola norma cambie ese sistema jurídico, pero con el orden jurídico pasa algo distinto, ya que resulta ser más estático que dinámico, aunque este no quite su dinamismo, ya que el cambio temporal o permanente de estos sistemas, puede que cambie el orden jurídico (que se le puede llamar político también), siendo así el orden jurídico la suma de todo lo que se hizo temporalmente, momentáneamente en el sistema jurídico, así como una novela (DWORKIN).