4 de octubre de 2015

LA CONSTITUCIÓN NO ES UN CONTRATO


Yo, junto con Butler Scaffer y su querida mujer. 


Imagínese que usted ha ido a un concesionario de automóviles para comprar el lujoso Belchfire X-1, por el que usted está de acuerdo pagar 45.000 dólares, estos pagos serán mensuales que se extienden sobre un período de tres años. Usted firma el acuerdo (promesa) de venta, y luego le dicen que vuelva al día siguiente para firmar el contrato formal, que es lo que usted hace. Cuando llegas dos días después para llevarte el carro, el vendedor se presenta con el título (contrato) y las llaves de un modelo de menor valor (el Klunker Mobile). Cuando usted le pide al vendedor que explique tal cambio, va hacia una cláusula del contrato que dice así: "El vendedor del carro tendrá derecho a realizar ajustes que considere necesarios y adecuados para promover el bienestar general de las partes del mismo". También le dice que la cantidad de los pagos seguirá siendo el mismo que para el Belchfire X-1; por lo tanto proporcionar lo contrario sería poner en peligro las obligaciones del contrato. Usted se opone firmemente, con el argumento de que el vendedor está haciendo una alteración al contrato. El vendedor del carro entonces le informa que esta disputa será revisado por un tercero -su cuñado- que va a tomar una decisión en la materia.

¡Bienvenidos al estudio del derecho constitucional!

La racionalización de la existencia de sistemas políticos ha por lo menos desde la Ilustración depender de la ilusión de un "contrato social"; que los gobiernos llegan a reconocer sólo a través del "consentimiento de los gobernados", tal como se expresa en una constitución escrita. No conozco ningún sistema estatal que alguna vez se originó por un contrato entre los individuos. Esto es particularmente cierto en Estados Unidos, donde la historia detalla la redacción y ratificación de la Constitución e ilustra el sistema actual de haber sido impuesta coercitivamente por algunos sobre los demás. Si lo duda, haga una lectura de la historia de Rhode Island y le proporcionará un ejemplo.

Pero es muy natural que un contrato depende de un compromiso voluntario de dos o más personas para vincularse a sí mismos a un acuerdo expresado claramente. Los tribunales del common law han sostenido siempre que los acuerdos celebrados a través de la coacción, fraude o cualquier otra práctica que no refleje una "concordancia de las mentes" de los individuos son totalmente inaplicables. Tampoco tienen porque los tribunales ver con buenos ojos las transacciones que pretenden obligar a las partes para siempre. Si he de estar de acuerdo en trabajar para usted por 5000 dolares al mes y después de dos años de este empleo opta por ir a trabajar a otra parte, ningún tribunal de la justicia, ni siquiera en Texas, podría obligarme a seguir trabajando para usted.

La idea de que las obligaciones contractuales puedan surgir no a través de compromisos voluntarios se ha establecido firmemente en nuestra cultura. Esfuerzos estatistas para imponer deberes a los demás a menudo promovidos bajo el mito de un contrato "implícito" (por ejemplo, conduciendo un coche, "implícitamente acepta" comprar un seguro; solo por vivir en Estados Unidos "implícitamente acepta" que quedará vinculado a las obligaciones a la que nunca estuvo de acuerdo). Según esta lógica, si viviera en una zona de alta criminalidad, se podría argumentar que había "tácitamente consentido" que pueda ser asaltado, o estar obligado por las reglas de la pandilla de la calle-esquina local. La idea de que el gobierno puede obligar a las personas en relaciones contractuales está en el corazón del caso actual Corte Suprema de tratar con "Obamacare". La promulgación de una forma tal de "servidumbre involuntaria" es lo que lleva unas cuantas mentes reflexivas a cuestionar si viola la Enmienda 13 (sobre prohibición de la esclavitud).

Aun aceptando la fantasía de una teoría del "contrato social" del Estado crea problemas más fundamentales. La legitimidad de un contrato depende de la existencia de "cláusulas (artículos)". Esto significa que la aplicación de búsqueda de parte debe demostrar un cambio de la posición legal en su perjuicio (por ejemplo, renunciar a algo de valor, hacer una promesa vinculante, renunciando a un derecho, etc.) los estatistas pueden argumentar que su sistema satisface este requisito supuestamente por el acuerdo de proteger las vidas y propiedades de los ciudadanos, y el acuerdo de respetar los derechos de las personas que se detallan en la "Carta de Derechos". El problema es que gracias a las opiniones de numerosos “cuñados” en la ley que integran la Corte Suprema - los poderes otorgados al estado han dado definiciones expansivas y los derechos protegidos por la "Carta de Derechos" se dan cada vez más estrecha su  interpretación.

Por lo tanto, la competencia exclusiva del Congreso para declarar la guerra es ahora ejercido por un capricho presidencial; mientras que su poder de legislar no depende de ningún proyecto de ley después de haber estado ya sea totalmente redactado,  o bien lean la cuarta y quinta enmienda sobre "garantías", "inspecciones e incautaciones" o "debido proceso legal" están tan violados rutinariamente como para despertar poca atención de los Boobus americanus (mamertos/chairos). Derechos de la primera enmienda de la "libertad de expresión" permiten al Estado a limitar los altavoces para jaulas de alambre que los mantienen distantes de sus audiencias previstas, mientras que el derecho de "reunión pacífica" no es obstáculo para brutalidades por el estado policial dirigidos contra manifestantes pacíficos. Con muy pocas críticas de Boobus (de los mamertos), un presidente declaró su apoyo a una dictadura, mientras que su sucesor proclamó al mundo su autoridad unilateral para matar a cualquier persona de su elección incluyendo los estadounidenses. Mientras tanto, la tortura y la detención indefinida de personas sin juicio siguen siendo prácticas aceptadas.

Después de haber sido condicionados a creer que la Constitución existe para limitar los poderes del Estado y garantizar su libertad, trate ahora de emplear tal razonamiento con el vendedor de carros. Usted dirige su atención a otra cláusula contractual que dice: "Todos los derechos bajo este acuerdo no reservados al vendedor pertenecerán al comprador." Pero él le dice que él se adhiere a los términos específicos del contrato al hacer "ajustes razonables" que son "necesarias y apropiadas" para "promover el bienestar general de las partes." Cualquiera que sean los "derechos" que tienen son por definición, limitados por esta amplia concesión de la autoridad.

Aquí es donde los conservadores están tan confundidos sobre la naturaleza inherentemente represión de la Constitución. Ellos tienden a creer que la Enmienda 10 sobre  "garantías" para ellos y/o de los Estados de los "poderes no delegados a los Estados Unidos." pero los poderes del gobierno federal enumeradas en este documento son demasiado amplios (por ejemplo, el "bienestar general", "necesario y apropiado" y "razonable") y debe ser interpretado. Esta autoridad para proveer al gobierno con tales poderes para interpretar sus propios poderes no están en ninguna parte enunciados en la Constitución; pero fue usurpado por el Tribunal Supremo en el caso de Marbury vs. Madison.

Una vez que los tribunales o más bien el “cuñado del vendedor de carros” define el rango de las respectivas partes, la lógica mutuamente excluyente de la 10ª Enmienda se aplica: si el gobierno o el vendedor es reconocido por tener las definiciones expansivas de la autoridad, hay muy poco de lo que queda intacto para el individuo. El lenguaje de la novena enmienda es más conveniente, el argumento a favor de una definición más amplia de la libertad. Esta disposición dice lo siguiente: "La enumeración en la Constitución, de ciertos derechos, no podrá entenderse que niega o menosprecia otros que retiene el pueblo." Este cajón de sastre sugiere que las protecciones de la novena enmienda son mucho más amplios que los "derechos" combinados de todas las demás enmiendas. Una lectura de la historia judicial revela sólo un pequeño puñado de casos que nunca han sido decidido en esta sección. Por supuesto, las palabras en esta enmienda también están sujetos a la interpretación por parte de funcionarios estatales. Este hecho es lo que los conservadores no entienden cuando hablan sobre el deseo "para volver a la Constitución." El gobierno nunca se ha desviado de la Constitución; estas palabras han estado en este documento desde el principio. Sin embargo, han interpretado de acuerdo con las cambiantes preferencias de aquellos en el poder.

A medida que el Estado sigue simplemente en comer lejos pero para devorar (glotonería) - la libertad de sus defensores todavía pretenden que es su propósito de proteger, oportunamente tener en cuenta los recursos disponibles para los individuos. Como alguien que prefiere los procesos pacíficos de una sociedad civilizada, en lugar de los medios violentos y destructivos que definen el Estado, mis pensamientos vuelven a constatar esta teoría. Debo admitir que, al principio, de los que nos hacen creer de la  fantasía "contrato social" del Estado, revelan el incumplimiento por el mayor de las obligaciones de ambas partes. El fracaso del Estado para frenar sus apetitos voraces y ruinosas ya es un asunto de interés, incluso a sus defensores donde hay deshonestidad intelectual y/o cobardía, que no les permita expresar el hecho. Pero existe una obligación concurrente por parte de los sujetos a la norma estatal que se expresa en las palabras talladas en la entrada del edificio del capitolio del estado de Nebraska: "La salvación del Estado es Vigilancia en el ciudadano". Fue el fracaso de la mayoría de la gente a vivir de acuerdo con esta norma que me llevó a escribir, hace unos años, sobre la necesidad de impugnar sobre el pueblo americano. La "vigilancia" de la mayoría de los estadounidenses se limita a ver programas de televisión como "American Idol" o "Dancing With the Stars".

Las infracciones a ambos lados de este supuesto contrato son de tal magnitud que llevaría cualquier tribunal competente a considerar cualquier "acuerdo" como una nulidad; objeto de ejecución por ninguna de las partes. Tales defensas como "frustración de propósito", "imposibilidad de cumplimiento", "unconscionability" (cláusula leonina o abusiva), "poder de negociación desigual", "fraude en el incentivo," y otros conceptos regularmente han sido utilizados por los tribunales para justificar aún más la actuación de las partes un contrato.

Propongo que respondemos a nuestras supuestas obligaciones con el Estado, los derechos que nunca estuvo de acuerdo en primer lugar; de la misma manera en que trataremos a nuestro concesionario de automóviles hipotética en el mercado: a alejarse y tomar nuestro negocio a otra parte. Lo que los bienes o servicios que deseamos en nuestras vidas, y que hemos sido condicionados a creer sólo puede ser proporcionada por el Estado, se pueden encontrar en la buena disposición de nuestros vecinos para libre y contratación genuina con nosotros de una manera que no dependen de la depredación , restricción, o la violencia. Es el momento para nosotros para descubrir la naturaleza pacífica y creativa de una sociedad basada en un "acuerdo de voluntades" voluntaria de hombres y mujeres libres.


Traducido al español por @mariodaza. Artículo original del inglés aquí. Para más información sobre sus articulos, hacer clic, aquí