22 de septiembre de 2015

UN BREVE COMENTARIO SOBRE LA LEY PRIVADA (COMUNITARIA).



Por, anónimo, vía @derechopublico1

La ley emana de cada persona. Y cada persona tiene derecho a autodefensa ante cualquier agresión pero de manera proporcional, así nace la justicia privada.

Sin embargo la persona no tiene necesariamente que hacer justicia por sus propias manos, tendrá razones para no hacerlo. Quizá no se sienta tan sabio para saber qué es lo proporcional, así que tiene derecho a contratar un productor de ley que actúe de manera justa.

La producción de ley se basa en los mismos principios de la división del trabajo. Por ejemplo, la división del trabajo nos ahorra tener que estar todo el día cosechando la propia comida, eso puede ser responsabilidad de otra persona a la que yo le doy a cambio otro bien o servicio equivalente. Lo mismo ocurre con la ley.

La ley privada ha sido parte del anarquismo desde Proudhon y Bakunin. Proudhon aceptaba el arbitraje y la restitución (aunque estaba en contra del castigo). Incluso Proudhon estaba a favor de las cárceles, pero lo veía como un estado de transición. Bakunin por otra parte hablaba esto de las comunas: 

"La unidad básica de toda organización política en cada país debe ser la comunidad completamente autónoma, constituida por el voto mayoritario de todos los adultos de ambos sexos. Nadie tendrá el poder o el derecho de interferir en la vida interna de la comunidad. Esta elije a todos sus funcionarios, legisladores y jueces. Administra la propiedad comunal y las finanzas. Cada comunidad tendrá que tener el derecho inalienable de crear, sin sanción superior, su propia constitución y legislación".

Un punto donde difería Bakunin de Proudhon era sobre el castigo: 

"Recayendo así bajo la ley natural del ojo por ojo, diente por diente, al menos en el terreno ocupado por esta sociedad, el sedicioso podrá ser saqueado, maltratado, incluso asesinado sin que esta se inquiete. Cada cual podrá deshacerse de el como de una bestia nociva, jamás sin embargo someterlo ni emplearlo como esclavo".

Así tenemos la ley comunitaria como una ley privada basada en el contrato, en lugar de la ley estatista basada en la imposición. Sin embargo, los anarquistas de libre mercado llevaron todavía más lejos la idea.

Paul Emile de Puydt acuñó el término de "panarquía". El historiador anarquista Max Nettlau decía esto sobre esa idea: 

"En lugar de que las instituciones políticas y sociales se vayan sucediendo "una después de la otra", dicho término fuese reemplazado por este otro: "simultáneamente"".

Básicamente ahora la comuna no necesariamente estaría en pie, ahora "andaría". Tendrías un protector sin importar donde vayas. La ley sería controlada por la gente a través de la democracia de mercado. Y la ley evolucionaría a través de ese método, eligiendo al que más eficiente, justa y sabiamente la ejecute.