18 de septiembre de 2015

¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE EL HOMICIDIO Y EL ASESINATO Y QUÉ ES ESO DEL HOMICIDIO DE PRIMER, SEGUNDO O TERCER GRADO?


Jean Joseph Weerts pintó la escena en 1880 de la muerte de Marat.


Siempre escuchamos en las películas gringas (estadounidenses) o series de TV que X persona debe responder por asesinato u homicidio de primer, segundo o tercer grado, pero, pero..., ¿qué es eso? Si por lo general en los países latinoamericanos no se utilizan estas figuras; por lo menos en Colombia no, ni tampoco en España por ejemplo (para más información ver este vídeo, aquí la diferencia). Indagando un poco sobre esto, parece ser que esta clasificación es doctrinal, más no legal (en algunos países se toma como si fuese legal, por medio de la jurisprudencia), y puede que en países anglosajones (de los que utilizan el common law) como en USA se utilice normalmente esta clasificación; pero hasta el momento no he escuchado en ninguna parte, por lo menos en Colombia que hayan utilizado estos términos, bueno, de pronto lo utilizan haciéndose pasar por el gracioso o el actor de cine, como una “chanza”.

Antes de entrar en detalles tenemos que precisar que homicidio y asesinato por lo general son lo mismo, pero dependiendo las legislaciones de cada país sería distinto, por ejemplo en Colombia es lo mismo hablar de asesinato que homicidio (pero no de homicidio o parricidio… debido a su agravación), tampoco se utilizan acá estos grados, bueno, al menos no literalmente; puede ser utilizado según la figura de las agravaciones dependiendo. Por ejemplo para España (según este artículo, aquí, artículos 149 y 152 del CPE) asesinato es cuando matan premeditadamente, por lo que se asemejaría al primer grado en el homicidio estadounidense, y homicidio sería la no premeditación, que se asemejaría al segundo o tercer grado (dependiendo). Pero, parece ser que el homicidio por si solo aunque tenga agravantes, no significa que se convierta en asesinato, sino que necesita de muchos requisitos para serlo, por lo menos que sea premeditado, como mínimo. Por ejemplo en USA se utiliza el método Pennsylvania, esto es que para saber si una persona se le imputa homicidio de primer grado (asesinato) o de segundo o tercero (homicidio con o sin agravantes) deba tener la premeditación maliciosa, de la intencionalidad (voluntad) y la cognoscibilidad (conocer el hecho), dependiendo de la forma como se cometa y el delito cometido, ya sea el envenenamiento, o el delitos remanentes (pero no todos) simplemente cuando se quiere cometer un delito, y para finiquitar tienes que matar (quitar de por medio a la persona que te vio haciéndolo, o para poder cometerlo, que sin este no lo pudiese haber hecho) es decir hay un asesinato reglado.

Dice ALFRED LÓPEZ, para más información, ver, aquí

“Se considera asesinato cuando una persona causa la muerte de otra y lo lleva a cabo con alguno de los tres supuestos (o los tres juntos) de ‘alevosía’ (se realiza a traición y/o cuando se sabe que la víctima no va a poder defenderse), ‘ensañamiento’ (aumentando deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la víctima) o ‘concurrencia de precio’(cometiendo el crimen a cambio de una retribución económica o material). Cometer un asesinato está castigado con una pena que va desde los 15 a los 20 años de prisión, elevándose hasta los 25 años si concurren dos o más circunstancias específicas del delito: se cometió con ensañamiento y alevosía, con concurrencia de precio y alevosía, con cualquier combinación de las tres  o con los tres supuestos al mismo tiempo. Se considera homicidio cuando una persona causa la muerte a otra, pero en el crimen no se contempla ninguno de los tres supuestos citados en el apartado referente al asesinato”

En Argentina el asesinato es una forma de homicidio (es decir, todo asesinato es un homicidio, pero no todo homicidio es un asesinato), igual que en Colombia, calificado por agravación y regulado en el artículo 80.3 del Código Penal de este país, acá regulado por el artículo 103 y 104 del CP colombiano. En Argentina como en otros países tales como España se ha hecho la diferencia entre asesinato y homicidio cambiada por los agravantes cometidos, pero por unos agravantes precisos que son:

Alevosía: (empleo o forma de llevar esa conducta, tal como la premeditación, la indefensión, asechanza, emboscada, el disfraz, es decir la forma vil de cometer el delito, que en Colombia serian los artículos 104.2 y 104.7 del CP, cuando se refiere a: para preparar, facilitar o consumar otra conducta punible; para ocultarla, asegurar su producto o la impunidad, para sí o para los copartícipes y colocando a la víctima en situación de indefensión o inferioridad o aprovechándose de esta situación.

Precio, recompensa o promesa: por ejemplo en algunos países se toma este requisito solamente para hablar de asesinato, sin tener en cuenta los demás factores, que seria algo como “contrato para matar a alguien”, es decir es una —intencionalidad económica—, por cometerlo, por lo que este delito se puede incluir dentro de la especie del derecho criminal, que es el derecho penal económico. Que en Colombia sería el artículo 104.4 del CP, cuando se refiere: por precio, promesa remuneratoria, ánimo de lucro o por otro motivo abyecto o fútil. Y por último tenemos...

El ensañamiento: que es el aumento del dolor humano. Que en Colombia sería el artículo 104.6 del CP que se refiere: con sevicia.

Dejando claro que el homicidio y el asesinato (no es lo mismo y si es lo mismo, dependiendo a la legislación) lo que sí podemos asegurar con toda tranquilidad y es que sea el uno o sea el otro se afecta el mismo bien jurídico tutelado, que es de la vida. Y que la afectación de esta vida o no cambiará según la agravación que se tenga (hay mayor lesión o menoscabo del bien, pero es el mismo), según su calificación, según su gravedad, de ahí dependerá su forma, su moldeo. Cuanto el grado sea menor, más grave es la conducta, es decir si hablamos de homicidio de primer grado, la cuestión será más grave que la segunda y la tercera y así sucesivamente.

Entonces tenemos:


Primer grado, cuando existe una premeditación y alevosía (la traición).

Acá en Colombia no interesa mucho, sino que se mira como agravante. Y todo aquel que sea como agravante, se podrá ver en Colombia como homicidio de primer grado o delito de primer grado, aunque no siempre, se habría que valorar, pero por regla general, así lo será (para más información, ver, aquí)

Dice PATRICE D. WIMBUSH:

“El homicidio en primer grado y el homicidio premeditado se refieren al mismo crimen. Bajo el Código de Estados Unidos, Artículo 18, Capítulo 51, Sección 1111, el homicidio es señalado como el acto criminal de tomar una vida humana con malicia premeditada. "Premeditado" indica que la planeación de un acto o premeditación” (para más información ver, aquí).

Segundo grado, cuando existe descontrol

Acá en Colombia sería la disminución de la pena por la figura de la ira e intenso dolor y otras causales de culpabilidad que afectan el cerebro o el control de la persona, que de por si, no se puede determinar la persona misma y

Tercer grado, cuando fue por imprudencia o diríamos acá por infracción al deber objetivo de cuidado. A veces en este grado se habla de delito remanente, que es cuando se quiere cometer un delito y se termina cometiendo otro.

En Colombia sería por haber actuado en culpa (ya sea consciente o consciente) que bien es una diferencia doctrinal más no punitiva.

En suma:

Ahora, si miramos bien, tenemos que el homicidio, o hablemos de los delitos en general de primer grado es aquel que se comete con conocimiento y voluntad del autor, sabiendo que esta cometiendo el delito y lo quiero hacer, es decir lo hace con dolo; en cambio el de segundo grado es aquel que lo comete con dolo, pero existen causales de disminución de la responsabilidad ya sea en la punibilidad o en la culpabilidad, por ello que no es lo mismo cometerlo en primer que en segundo grado, porque en el segundo hay disminución de la pena, pero sigue siendo dolo, aquí podría entrar también la figura del dolo eventual. El tercero y último es cuando se comete simplemente por la culpa causada a la victima, aquí no tiene nada que ver con el dolo, es una simple equivocación, o en palabras coloquiales: sin querer queriendo.

Con respecto a los ejemplos, tenemos:

En el primer grado: persona que estudia muy bien a la victima, le hace seguimiento para violarla, luego torturarla y matarla (concurso heterogéneo sucesivo). Hasta cometer su objetivo o no (tentativa acabada o inacabada). Podría incluirse el dolo de segundo grado (forma o modalidad de conducta), que no es lo mismo que el asesinato de primer grado (como conducta). Una cosa es la conducta (que es el asesinato u homicidio y otra la modalidad que es el dolo o la culpa con que se comete esa conducta).

En el segundo grado: el esposo que ve a su mujer acostado con otro hombre viene este y mata a los dos (crimen emocional o pasional). He incluido también el del dolo eventual aquí, porque bien el dolo tiene la misma estructura de la culpa, pero no deja de ser dolo, como aquel que va conduciendo un auto (caso típico) y no hace el pare, conociendo que venía un alto y sabiendo que puede ocasionar un accidente lo deja librado al azar este resultado, hay un dolo que se pena, pero con menos pena que el dolo directo o de primer grado (como modalidad).

En el tercer grado: es quien mata una persona sin querer, el que mata una persona en su carro por irse jugando con su bebe. Aquí falta ver si fue con consciencia o sin consciencia (que es una modalidad o forma de conducta, no la conducta misma, tal como lo es el grado de asesinato o no), solo para efectos doctrinales (dogmáticos) porque para efectos de la pena es lo mismo, se pena igual.

Con respecto a la punibilidad, tenemos:

Los castigos para el homicidio en primer grado varían en cada Estado en USA (pena de muerte, cadena perpetua, penas elevadas), también para los países con civil law, por ejemplo en Colombia, siguiendo esta doctrina de los grados (como conducta, no como modalidad, repetimos) sería los agravantes, variaría según el caso, ya sea porque sea cometido con sevicia, motivo abyecto u otro agravante (siendo que la pena máxima en Colombia es de 50 años y en concurso en 60, con la excepción de un delito). Es decir la punibilidad va a variar dependiendo no solo de los factores de agravantes, sino también de los factores cualificados dependiendo de la legislación que se siga, como puede ser por ejemplo, tal como hemos dicho arriba: envenenamiento, porque se haya cometido con disfraz (alevosía, para algunos), de noche, porque se le dio muerte a un menor de 16 años, porque se violó; también otros tendrán en cuenta una suma de agravaciones, es decir si se cometen más de 5 o 6 agravantes conjuntas, porque se cometen delitos remanentes, en fin, el concepto como tal variaría, pero repito, para estos países, no para Colombia, porque para acá homicidio y asesinato es lo mismo, aunque en la doctrina se pueda hablar de su diferencia e incluso hablar de los distintos grados de homicidio que haya en el país, y hasta en los juzgados se puede hablar de ello, pero es un concepto que no se ha tomado aquí, a pesar de que nuestro juicio oral y procedimiento viene de un sistema híbrido del common law, por ello, creo que no sería óbice hablar de esta forma de conductas, porque no se contradice con el código penal colombiano, y hasta creería que se puede utilizar para los otros delitos y no solamente para el delito de homicidio o asesinato, como por ejemplo del delito de hurto de primer, segundo o tercer grado, pero ya será bien una evolución dogmática y jurisprudencial que tendría que hacer los académicos y los operadores jurídicos.

Caso para resolver.

Por último los quiero dejar con el siguiente caso fácil sobre la Muerte de Marat (fotografía de arriba y abajo del articulo), para que lo resuelvan (para conocer su historia, ver vídeo corto, aquí o aquí):


Charlotte Corday por Paul Jacques Aimé Baudry, pintado en 1860.

Teniendo en cuenta la muerte de Jean Paul Marat (sujeto pasivo), por parte de Carlota Corday (sujeto agente o activo), esta obsesionada con la idea de asesinar al hombre a quien ella percibía como una «bestia», Corday lo asesinó con un cuchillo que había escondido entre sus ropas. Logró entrar en la casa de Marat con la pretensión de presentarle una lista de gente que debería ser ejecutada como enemigos de Francia, esta le había escrito una carta con anterioridad, pero al no recibir respuesta, la tarde del 13 de julio se presentó de improviso en su casa, consiguiendo por la fuerza que la portera la dejase entrar, y sorprendiendo al incauto Marat tomando su depurativo baño. Charlotte creía que eliminando a Marat, acabaría con el terror de la revolución:

“He matado a un hombre para salvar a cien mil” – declaró con firmeza, mientras era detenida y conducida a prisión entre un tumulto de masas enfervorecidas.

Preguntas:

Teniendo en cuenta lo leído en este artículo responda:

  1. ¿Fue un asesinato o un homicidio para el caso colombiano, y para el caso de otros países, tuvo agravantes?

  1. ¿Es un homicidio/asesinato de primer grado, segundo o tercero?