20 de septiembre de 2015

¿PRIVATIZAR A LA POLICÍA?



Por, Dante Bayona, vía @derechopublico1


El ciudadano 'práctico' entiende bien que si no te roba el ladrón, te roba la policía. Si uno es víctima de un robo, sólo el ciudadano iluso piensa que algún día va a recuperar las cosas robadas. Todo ciudadanorealista sabe cómo funciona la policía, y sabe que siempre es bueno tener un general conocido para que lo libre de todos los males. Una falta de tránsito siempre se puede arreglar por lo menos con un cafecito para que el policía no tenga sueño. El no-utópico sabe que si ha perdido algo de mucho valor, lo mejor es salir corriendo a re-comprarlo.

Frente a todo este problema nadie parece tener solución. Es un problema que parece venir desde siempre. Todos los presidentes han tratado de resolver el problema—así como han querido resolver el problema de pésima educación pública—pero parece que la mente no les da para más, y ya han tratado de implementar todo lo poco que conocían. Y hasta aquí llega el conocimiento del liberal promedio, amante de la democracia y las elecciones donde la mayoría manda, resignado a votar cada 5 años entre el malo y el menos malo, resignado a elegir entre babas y mocos.
PERO TAL VEZ HAY UNA EXPLICACIÓN AL PROBLEMA. Si uno es administrador en una empresa privada, y las cosas no funcionan bien, uno pierde su trabajo, pierde dinero. Pero en la policía nacional, si algo sale mal, el general nunca pierde el empleo. El general se retira con honores y pensión que ningún ciudadano promedio tendrán en su vida. Cada vez que violan a una chica en X ciudad, el general de la policía no pierde el empleo; como mucho, saldrá en tv a decir que están haciendo investigaciones, pero que nunca terminan en nada. Tal vez resolverán un caso, cuando la presión social es abrumadora, cuando el caso aparece en tv, pero cuando el ciudadano promedio es la víctima... no pasa nada.
El único lugar seguro para vivir son la villas militares donde todos los ciudadanos pagan la seguridad de la familia del general. Lo que se necesita es que la policía funcione como funciona el resto de mercados que proveen buenos servicios.Para entender esto, primero necesitamos entender qué tipo de institución es la policía.
LA POLICÍA ES UN MONOPOLIO. Pero no cualquier tipo de monopolio.
Monopolio es el caso en que hay un sólo vendedor del producto. La existencia de monopolios tiene implicancias para el consumidor. Si uno es el único vendedor, uno puede cobrar el precio que a uno se le da la gana. Y eso no es muy bueno para el consumidor. Además, al no tener riesgo de competencia, el monopolista puede simplemente no mejorar la calidad de producto. Y eso también es malo para el consumidor. Pero ése no es el peor caso de monopolio que puede existir. Si en X ciudad existiera un solo vendedor de pan, que pone el precio muy alto, y que hace pan de muy mala calidad, el consumidor común podría simplemente decidir no comprar más el pan del monopolista y hacer su propio pan, o comprar galletas.¿Pero que pasaría si el monopolista hiciera que el gobierno pasara una ley a su favor obligando a todos a comprar su pan y prohibiendo negocios que le puedan hacer competencia?
Si fuese ley que todos estuvieran obligados a comprar el pan del monopolista, dos cosas ocurrirían: el monopolista podría poner el precio incluso más alto. Y al estar legalmente protegido contra la competencia, la calidad del pan caería incluso mucho más. Ese es el peor tipo de monopolio: el monopolio legal. Es lo peor que puede pasar al consumidor.
La policía es un monopolio legal.
Todos están obligados a pagar a la policía, nadie puede dejar de pagar impuestos para mantener al general, y nadie puede despedir al general. Y por eso no puede haber peor servicio que el que da la policía.
LA SOLUCIÓN: Compañías privadas aseguradoras y de seguridad (empresas de autodefensas).
Un empresario puede decir: 'yo te cobro $100 dólares al año, te doy un seguro contra robos, y yo cuido tu casa'. Esto cambia completamente el panorama que se vive bajo la supuesta protección de la policía nacional. El empresario tiene un incentivo real para cuidar la casa, porque si no la cuida bien, pierde dinero. El empresario tiene que dar un buen servicio porque el consumidor puede encontrar otra empresa que le ofrezca algo mejor.
¿Cómo reaccionaría el empresario frente a un robo?
Bueno, lo primero que haría es salir corriendo detrás del ladrón, porque si recupera las cosas robadas no va a tener que pagarlas...algo completamente diferente a lo que hace la policía nacional, que simplemente no tiene ningún incentivo en encontrar las cosas robadas. Todos hemos sido víctimas de robos... y lo primero que pide la policía para hacer algo es que le den plata. O que si encuentran algo robado... se lo quedan ellos mismos. El empresario privado tendría gente especializada en investigaciones, no los burócratas ineptos de la policía nacional.


Hoy existen agencias que aseguran contra el robo de autos caros, y si un cliente pierde el auto, las agencias mueven cielo y tierra hasta encontrar el auto, para no tener que pagar el seguro. Una vez más, hay que entender lo que dijo Adam Smith, que no es por amor al prójimo que el panadero hace buen pan, sino por amor a sí mismo. El empresario contrataría gente especializada para policías, ingenieros en seguridad, cámaras, nerds, gente saludable, psicológicamente estable; el banquero no contrata ladrones para trabajar en el banco.
Hoy en día los policías son mal pagados, porque todo el dinero se lo roba el general. Por eso a ningún policía le conviene irse a meter a barrios peligrosos, porque puede salir muerto. Un empresario privado [agencia de seguros] tendría muy bien asegurados a los policías de la calle. Esta explicación es sólo la punta de iceberg. Hay cientos de argumentos que complementan esto. Y las implicancias de esto remueven los cimientos de todo lo que popularmente se conoce de teoría política.
El Estado es un monopolio legal territorial de fuerza [policía] y jueces. Pero si se descubre que el Estado no es necesario para garantizar la seguridad del ciudadano, entonces el Estado pierde todo sentido. Así como hay una explicación de porqué la policía nacional no sirve para nada sino que es un nido de ladrones como la comisaría del Rímac o la base de las Palmas, con la misma teoría económica se puede entender porqué el sistema judicial del país es también una basura completa.
Sí, el sistema judicial es un monopolio legal, con los mismo resultados de cualquier monopolio legal. Si en su lugar se tuviese un sistema privado, los ciudadanos no tendrían que elegir a gente como Susy Díaz, o el inversionista de izquierda Diez Canseco. Pero para entender eso, hay que leer la teoría. Y obviamente, si no es necesario elegir otro Humala en 5 años, entonces no tiene sentido tener elecciones en 5 años, por tanto la última defensa de la democracia tribal se va por los suelos.
Esto es lo que los liberales de callejón no saben: teoría política y teoría económica. Los liberales comunes deben entender que los mismos argumentos que dan a favor de la privatización de la educación se pueden dar a favor de la privatización de la policía. Y si hacen eso, dejan de ser minarquistas, y se convierten en anarquistas de libertad pura.
Todos los ciudadanos que están forzados a ver cada día por TV asesinatos y violaciones, ahora ya saben por qué la policía no hace bien su trabajo... no pidan peras al olmo, la policía no puede funcionar bien bajo ninguna circunstancia, y la única solución es buscar una solución privada.