28 de septiembre de 2015

COMO LO ESTATAL SE VUELVE PRIVADO Y LO PRIVADO SE VUELVE PÚBLICO.






Es muy común entre nosotros escuchar/leer/ver cómo a lo que llaman «estatal» (estatal no es sinónimo de publico) y de «interés público» digan/escriban/muestren que les pertenece a todos, que es un derecho inmanente del Estado, y que todos podemos aprovechar; que X bien “público” lo podemos usar (usus) todos, pero no disponer de el (abutendi); en cambio, lo privado es lo malo (interés individual, egoista, privado, no es sinónimo de maldad pero si puede ser sinónimo de publico en muchas ocasiones), ya que esta dirigido para que sus frutos (fruendi) solo sea aprovechado por su dueño y sus amigos (capitalismo de amiguetes), por esa mentalidad egoísta que tiene este, el otro y los demás, y que por ello debemos encaminarnos hacia la mentalidad de lo público «estatal» que a lo privado, porque en el primero si existe un verdadero “sentido de pertenencia”.

Déjeme decirle de una vez, que este es un mito y muy bien difundido, por los detractores de la libertad, por tanto, lo que le pertenece a todos no le pertenece a nadie, por eso es que sea importante definir los derechos de propiedad, para que cada quien (quienes) cuiden lo suyo o sino vean o lean sobre la tragedia de los comunes (siendo los “comunes”, los bienes “públicos” —estatales—) de GARRET HARDIN, aquí o aquí.

Decir que el Gobierno somos todos ES UNA GRAN MENTIRA, pero decir que los bienes estatales lo podemos usar todos (abusar) y es de todos, si que ES UNA GRAN FARSA; todo lo que tiene el Gobierno no le pertenece, ni siquiera el poder que ostenta, todo esto se lo debe a los ciudadanos en virtud de la representación, “soberanía” que estos les otorga (o sea nosotros) a estos, el Gobierno no es otra cosa que un grupo de personas que decide según sus intereses privados que hacer o no, y no según los “intereses generales”, es decir que los intereses particulares se muestran más dentro del sector estatal “público” (por medio de la desviación de poder) que a través del sector privado, de otra manera, no se niega que el sector privado tenga poder, pero es porque el Estado le da la prerrogativa de estar por encima de otras empresas y de otros sectores “gracias” a los intereses particulares de este grupo de personas que ostenta el poder, o sea del sector estatal y por ello es que estamos jodidos.

De esto MURRAY ROTHBARD dice lo siguiente:

“En la frase “nosotros somos el gobierno”, el útil término colectivo “nosotros” permitió arrojar un camuflaje ideológico sobre la cruda realidad explotadora de la vida política. Dado que si nosotros realmente somos el gobierno, entonces todo lo que un gobierno le haga a un individuo no sólo es sencillamente justo y no tiránico sino también “voluntario” en lo que concierne al individuo. Si el gobierno incurrió en una enorme deuda pública que debe pagarse gravando a un grupo para favorecer a otro, esta realidad del gravamen se oculta de modo muy conveniente al decir alegremente que “nosotros nos lo debemos a nosotros mismos” (pero ¿quiénes son los “nosotros” y quiénes los “nosotros mismos”?). Si el gobierno recluta a un hombre, o incluso lo encarcela debido a sus opiniones diferentes, entonces él simplemente “se lo estaría haciendo a sí mismo”, y por lo tanto no ha sucedido nada inapropiado. De acuerdo con este razonamiento, los judíos asesinados por el gobierno nazi no fueron asesinados; deben haberse “suicidado”, dado que ellos eran el gobierno (el cual fue elegido democráticamente), y por ende cualquier cosa que el gobierno les hiciera sólo era un acto voluntario por parte de ellos. Pero aun para aquellos defensores del gobierno que ven al Estado simplemente como un agente benévolo y voluntario del público, no es posible sostener algo tan grotesco. Por lo tanto, debemos concluir que “nosotros” no somos el gobierno; el gobierno no es “nosotros”. El gobierno no “representa” a la mayoría del pueblo en ningún sentido preciso, pero aun si lo hiciera, aun si el 90 por ciento del pueblo decidiera asesinar o esclavizar al otro 10 por ciento, esto aún seguiría siendo asesinar y esclavizar, y no sería un suicido o una esclavitud voluntaria por parte de la minoría oprimida. El crimen es un crimen, la agresión contra los derechos es una agresión, independientemente de cuántos ciudadanos estén de acuerdo con la opresión. La mayoría no tiene nada de sagrado; incluso la turba que ejecuta un linchamiento es también la mayoría en su propio dominio”.

Podemos repetir una vez más, que lo que es de todos no es de nadie, y lo que no es de nadie tampoco es de todos; por ello es importante definir los derechos de propiedad.

Cuántas veces hemos escuchado decir que tal cosa le pertenece a todos los habitantes de tal lado (municipio, distrito, vereda...) seamos extensos y digamos de los habitantes de la tierra. La naturaleza le pertenece a todos y por eso debemos cuidarla dicen. No. Es por eso, precisamente que ese algo le debe pertenecer a alguien para que la cuide, porque si es de todos no la cuida nadie. El decir que es de todos, no significa que todos lo cuidaremos, más bien significa que todos lo descuidaremos. Una de las más grande proezas que puede haber para cuidar a los animales, la flora, la fauna y la naturaleza en sí, es que el interés egoísta-individual-personal-privado lo haga, y no el interés personal-colectivo “altruista”. Bien como hemos dicho, el interés privado debe de tener un interés general (público), que otras veces tenga un interés particular (negativo), no signifique que se debe desvirtuar la propiedad privada de las cosas en su sentido comunal.

Hay un error por lo general, al considerar que los bienes públicos, están mejor cuidados en manos del sector publico-estatal, siendo que este, se convierte en intereses particulares (negativos), ya que no le pertenece y no tiene el “sentido de pertenencia”; como dice el dicho: “lo que no nos cuesta, hagámoslo fiesta”. Esto pasa, por ejemplo, cuando un parque (bien público-estatal) pasa a manos del Estado, pues bien el Estado tal como hemos dicho tiene el derecho inmanente sobre el bien, es decir tiene la propiedad privada “pública”, a lo que se traduce como pública-estatal, lo que pasa es que “todos lo pueden utilizar” (entre comillas). Pero eso no radica allí, radica en la conservación, manutención del bien público, que en verdad se convierte en privado, pero privado-estatal, es decir es un bien público-estatal supuestamente, pero que se convierte en particular, con intereses propios, pero que es estatal, porque el titular sigue siendo el Estado.


Aquí (abajo) en la imagen ejemplos de como lo privado se vuelve publico o de interés general...



Por ello creemos que la mejor solución, es privatizar todos los bienes estatales, realizándose paulatinamente, teniendo, eso sí, fines públicos-comunitarios, para que las personas puedan utilizarlo, y así evitar la extinción de la naturaleza (tragedia de los comunes) y para así poder conseguir utilidad sobre los bienes que son supuestamente públicos y que no le pertenece a nadie, sino al Estado (grupo de personas) a través de intereses particulares.

Que lastima que el concepto de «bien común», este destinado simplemente para las masas, porque bien puede ser tomado como concepto individual. El interés general es lo contrario al interés particular, pero no es lo contrario a interés privado. No son excluyentes. Bien yo puedo buscar intereses generales en mis fines privados e individuales. Lo malo esta en buscar intereses particulares en lo generales, que de costumbre esta relacionado con el populismo, compadrazgo, clientelismo, nepotismo y de allí que nazca el capitalismo de amiguetes o socialismo para ricos (ver vídeo abajo, sobre “bien común).  


Tomando el ejemplo del espacio público...

Cada vez que vamos a parquear en en algún lado que se supone que es “espacio público” nos encontramos con la situación que te digan que ahí no se puede parquear, ya sea por X o Y motivo particular, es decir nos encontramos frente un interés que privado, ejerciéndose como un interés público o general, pero si bien se mira son intereses privados, ¿por que no hacer que sea de una vez interés privado? Es insólito que no podamos parquear en tal lado porque el dueño de tal inmueble diga que no; cuando vamos a un restaurante porque tiene un cono de por medio, y te impide hacerlo, ya que ese parqueo es “público” pero que en verdad es privado para el establecimiento de comercio, no te lo permite. Bien, si podemos acudir a la ley, puede que nos los resuelva la autoridad competente o no ¿pero es que así debemos hacer a donde vayamos? Es decir en Barranquilla y su área metropolitana hay más de dos millones de personas, y casi todos hacen lo mismo, «se sienten con la autoridad» (auctoritas, así como en época romana, con potestas) de decir que ahí donde tu vas a a parquear no se puede parquear, porque SU interés privado choca con el interés privado TUYO y el de los DEMÁS (siendo supuestamente “público”).

Entonces pregunto: ¿no seria mejor que este bien fuese privado y no escondiese su verdadera naturaleza de privado y que prestase fines públicos (comunitarios), tal como los parques privados-públicos? No creo que se pueda, primero, debido a la mentalidad de la gente, ya que los gobernantes, las escuelas... nos han metido la idea que lo privado es malo y lo “público” bueno (en verdad lo estatal), y segundo porque el papel de la constitución no lo permite, en el artículo 82 de la CN de 1991 nos los dice (en papel):

“Es deber del Estado velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común, el cual prevalece sobre el interés particular”.

¿Que esté en un papel es significante que se reconozca y que sea así? No se aplica porque choca con los intereses particulares de las personas, de todos, incluyendo la de los supuestos intereses públicos-generales, que en verdad son privados. Por ello es importante y lo he dicho una y otra vez demostrar y definir los derechos de propiedad privada con miras a que estos busquen intereses generales-públicos, no estatales, tal como lo pretende el artículo 82 de la CN, como algunos otros.

Tomando el ejemplo de los parques estatales...

No es verdad decir que los parques estatales en Bogotá sean más bonitos, que los parques estatales en Barranquilla. Si bien los parques en la capital son mejor valorados que en la ciudad costera es porque el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) permea este tipo de construcciones y es prioridad. La construcción de los parques son por general hechos por los municipios o distritos, no es menos cierto que también lo hacen las empresas privadas y ese es el propósito. Ahora, con los parques que están supuestamente "lindos" es, porque son mantenidos por las empresas privadas, a pesar de que estas están mercantilizadas; son las que las mantienen y no el municipio (en muchos casos sí), porque si fuese así, no habría parque que aguantare y durare tanto.

Solo es ver (empíricamente) un parque construido por el municipio y uno construido por el privado y ver cual esta mejor. Aquí la cuestión es el mantenimiento no la creación. Lo difícil de cada ser es la manutención, no la creación. Lo mismo pasa con un hijo, fácil es tenerlo, lo difícil es mantenerlo y bien las empresas privadas (son como padres e hijos que hay que “pechichar”, eso si, sin ser alcahueta) son la mejor opción para mantenerlo e incluso crearlas, para así prestar un servicio público a la comunidad, como interés privado--público-general, sin necesidad de que el Estado, en este caso a través del municipio intervenga. Y es así como se construye una sociedad liberal/libertaria.