28 de septiembre de 2015

COMO LO ESTATAL SE VUELVE PRIVADO Y LO PRIVADO SE VUELVE PÚBLICO.






Es muy común entre nosotros escuchar/leer/ver cómo a lo que llaman «estatal» (estatal no es sinónimo de publico) y de «interés público» digan/escriban/muestren que les pertenece a todos, que es un derecho inmanente del Estado, y que todos podemos aprovechar; que X bien “público” lo podemos usar (usus) todos, pero no disponer de el (abutendi); en cambio, lo privado es lo malo (interés individual, egoista, privado, no es sinónimo de maldad pero si puede ser sinónimo de publico en muchas ocasiones), ya que esta dirigido para que sus frutos (fruendi) solo sea aprovechado por su dueño y sus amigos (capitalismo de amiguetes), por esa mentalidad egoísta que tiene este, el otro y los demás, y que por ello debemos encaminarnos hacia la mentalidad de lo público «estatal» que a lo privado, porque en el primero si existe un verdadero “sentido de pertenencia”.

Déjeme decirle de una vez, que este es un mito y muy bien difundido, por los detractores de la libertad, por tanto, lo que le pertenece a todos no le pertenece a nadie, por eso es que sea importante definir los derechos de propiedad, para que cada quien (quienes) cuiden lo suyo o sino vean o lean sobre la tragedia de los comunes (siendo los “comunes”, los bienes “públicos” —estatales—) de GARRET HARDIN, aquí o aquí.

Decir que el Gobierno somos todos ES UNA GRAN MENTIRA, pero decir que los bienes estatales lo podemos usar todos (abusar) y es de todos, si que ES UNA GRAN FARSA; todo lo que tiene el Gobierno no le pertenece, ni siquiera el poder que ostenta, todo esto se lo debe a los ciudadanos en virtud de la representación, “soberanía” que estos les otorga (o sea nosotros) a estos, el Gobierno no es otra cosa que un grupo de personas que decide según sus intereses privados que hacer o no, y no según los “intereses generales”, es decir que los intereses particulares se muestran más dentro del sector estatal “público” (por medio de la desviación de poder) que a través del sector privado, de otra manera, no se niega que el sector privado tenga poder, pero es porque el Estado le da la prerrogativa de estar por encima de otras empresas y de otros sectores “gracias” a los intereses particulares de este grupo de personas que ostenta el poder, o sea del sector estatal y por ello es que estamos jodidos.

De esto MURRAY ROTHBARD dice lo siguiente:

“En la frase “nosotros somos el gobierno”, el útil término colectivo “nosotros” permitió arrojar un camuflaje ideológico sobre la cruda realidad explotadora de la vida política. Dado que si nosotros realmente somos el gobierno, entonces todo lo que un gobierno le haga a un individuo no sólo es sencillamente justo y no tiránico sino también “voluntario” en lo que concierne al individuo. Si el gobierno incurrió en una enorme deuda pública que debe pagarse gravando a un grupo para favorecer a otro, esta realidad del gravamen se oculta de modo muy conveniente al decir alegremente que “nosotros nos lo debemos a nosotros mismos” (pero ¿quiénes son los “nosotros” y quiénes los “nosotros mismos”?). Si el gobierno recluta a un hombre, o incluso lo encarcela debido a sus opiniones diferentes, entonces él simplemente “se lo estaría haciendo a sí mismo”, y por lo tanto no ha sucedido nada inapropiado. De acuerdo con este razonamiento, los judíos asesinados por el gobierno nazi no fueron asesinados; deben haberse “suicidado”, dado que ellos eran el gobierno (el cual fue elegido democráticamente), y por ende cualquier cosa que el gobierno les hiciera sólo era un acto voluntario por parte de ellos. Pero aun para aquellos defensores del gobierno que ven al Estado simplemente como un agente benévolo y voluntario del público, no es posible sostener algo tan grotesco. Por lo tanto, debemos concluir que “nosotros” no somos el gobierno; el gobierno no es “nosotros”. El gobierno no “representa” a la mayoría del pueblo en ningún sentido preciso, pero aun si lo hiciera, aun si el 90 por ciento del pueblo decidiera asesinar o esclavizar al otro 10 por ciento, esto aún seguiría siendo asesinar y esclavizar, y no sería un suicido o una esclavitud voluntaria por parte de la minoría oprimida. El crimen es un crimen, la agresión contra los derechos es una agresión, independientemente de cuántos ciudadanos estén de acuerdo con la opresión. La mayoría no tiene nada de sagrado; incluso la turba que ejecuta un linchamiento es también la mayoría en su propio dominio”.

Podemos repetir una vez más, que lo que es de todos no es de nadie, y lo que no es de nadie tampoco es de todos; por ello es importante definir los derechos de propiedad.

Cuántas veces hemos escuchado decir que tal cosa le pertenece a todos los habitantes de tal lado (municipio, distrito, vereda...) seamos extensos y digamos de los habitantes de la tierra. La naturaleza le pertenece a todos y por eso debemos cuidarla dicen. No. Es por eso, precisamente que ese algo le debe pertenecer a alguien para que la cuide, porque si es de todos no la cuida nadie. El decir que es de todos, no significa que todos lo cuidaremos, más bien significa que todos lo descuidaremos. Una de las más grande proezas que puede haber para cuidar a los animales, la flora, la fauna y la naturaleza en sí, es que el interés egoísta-individual-personal-privado lo haga, y no el interés personal-colectivo “altruista”. Bien como hemos dicho, el interés privado debe de tener un interés general (público), que otras veces tenga un interés particular (negativo), no signifique que se debe desvirtuar la propiedad privada de las cosas en su sentido comunal.

Hay un error por lo general, al considerar que los bienes públicos, están mejor cuidados en manos del sector publico-estatal, siendo que este, se convierte en intereses particulares (negativos), ya que no le pertenece y no tiene el “sentido de pertenencia”; como dice el dicho: “lo que no nos cuesta, hagámoslo fiesta”. Esto pasa, por ejemplo, cuando un parque (bien público-estatal) pasa a manos del Estado, pues bien el Estado tal como hemos dicho tiene el derecho inmanente sobre el bien, es decir tiene la propiedad privada “pública”, a lo que se traduce como pública-estatal, lo que pasa es que “todos lo pueden utilizar” (entre comillas). Pero eso no radica allí, radica en la conservación, manutención del bien público, que en verdad se convierte en privado, pero privado-estatal, es decir es un bien público-estatal supuestamente, pero que se convierte en particular, con intereses propios, pero que es estatal, porque el titular sigue siendo el Estado.


Aquí (abajo) en la imagen ejemplos de como lo privado se vuelve publico o de interés general...



Por ello creemos que la mejor solución, es privatizar todos los bienes estatales, realizándose paulatinamente, teniendo, eso sí, fines públicos-comunitarios, para que las personas puedan utilizarlo, y así evitar la extinción de la naturaleza (tragedia de los comunes) y para así poder conseguir utilidad sobre los bienes que son supuestamente públicos y que no le pertenece a nadie, sino al Estado (grupo de personas) a través de intereses particulares.

Que lastima que el concepto de «bien común», este destinado simplemente para las masas, porque bien puede ser tomado como concepto individual. El interés general es lo contrario al interés particular, pero no es lo contrario a interés privado. No son excluyentes. Bien yo puedo buscar intereses generales en mis fines privados e individuales. Lo malo esta en buscar intereses particulares en lo generales, que de costumbre esta relacionado con el populismo, compadrazgo, clientelismo, nepotismo y de allí que nazca el capitalismo de amiguetes o socialismo para ricos (ver vídeo abajo, sobre “bien común).  


Tomando el ejemplo del espacio público...

Cada vez que vamos a parquear en en algún lado que se supone que es “espacio público” nos encontramos con la situación que te digan que ahí no se puede parquear, ya sea por X o Y motivo particular, es decir nos encontramos frente un interés que privado, ejerciéndose como un interés público o general, pero si bien se mira son intereses privados, ¿por que no hacer que sea de una vez interés privado? Es insólito que no podamos parquear en tal lado porque el dueño de tal inmueble diga que no; cuando vamos a un restaurante porque tiene un cono de por medio, y te impide hacerlo, ya que ese parqueo es “público” pero que en verdad es privado para el establecimiento de comercio, no te lo permite. Bien, si podemos acudir a la ley, puede que nos los resuelva la autoridad competente o no ¿pero es que así debemos hacer a donde vayamos? Es decir en Barranquilla y su área metropolitana hay más de dos millones de personas, y casi todos hacen lo mismo, «se sienten con la autoridad» (auctoritas, así como en época romana, con potestas) de decir que ahí donde tu vas a a parquear no se puede parquear, porque SU interés privado choca con el interés privado TUYO y el de los DEMÁS (siendo supuestamente “público”).

Entonces pregunto: ¿no seria mejor que este bien fuese privado y no escondiese su verdadera naturaleza de privado y que prestase fines públicos (comunitarios), tal como los parques privados-públicos? No creo que se pueda, primero, debido a la mentalidad de la gente, ya que los gobernantes, las escuelas... nos han metido la idea que lo privado es malo y lo “público” bueno (en verdad lo estatal), y segundo porque el papel de la constitución no lo permite, en el artículo 82 de la CN de 1991 nos los dice (en papel):

“Es deber del Estado velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común, el cual prevalece sobre el interés particular”.

¿Que esté en un papel es significante que se reconozca y que sea así? No se aplica porque choca con los intereses particulares de las personas, de todos, incluyendo la de los supuestos intereses públicos-generales, que en verdad son privados. Por ello es importante y lo he dicho una y otra vez demostrar y definir los derechos de propiedad privada con miras a que estos busquen intereses generales-públicos, no estatales, tal como lo pretende el artículo 82 de la CN, como algunos otros.

Tomando el ejemplo de los parques estatales...

No es verdad decir que los parques estatales en Bogotá sean más bonitos, que los parques estatales en Barranquilla. Si bien los parques en la capital son mejor valorados que en la ciudad costera es porque el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) permea este tipo de construcciones y es prioridad. La construcción de los parques son por general hechos por los municipios o distritos, no es menos cierto que también lo hacen las empresas privadas y ese es el propósito. Ahora, con los parques que están supuestamente "lindos" es, porque son mantenidos por las empresas privadas, a pesar de que estas están mercantilizadas; son las que las mantienen y no el municipio (en muchos casos sí), porque si fuese así, no habría parque que aguantare y durare tanto.

Solo es ver (empíricamente) un parque construido por el municipio y uno construido por el privado y ver cual esta mejor. Aquí la cuestión es el mantenimiento no la creación. Lo difícil de cada ser es la manutención, no la creación. Lo mismo pasa con un hijo, fácil es tenerlo, lo difícil es mantenerlo y bien las empresas privadas (son como padres e hijos que hay que “pechichar”, eso si, sin ser alcahueta) son la mejor opción para mantenerlo e incluso crearlas, para así prestar un servicio público a la comunidad, como interés privado--público-general, sin necesidad de que el Estado, en este caso a través del municipio intervenga. Y es así como se construye una sociedad liberal/libertaria.

25 de septiembre de 2015

LA MENTIRA QUE HAY DETRÁS DE LA "OBRA PÚBLICA"




Por , Alberto Díaz Falcao vía @derechopublico1.



Es común medir el éxito o la bondad de una gestión de gobierno en función a la cantidad de obra pública que un gobernante ejecutó en su gestión. Es un error y un engaño que se ha instalado en la mayor parte de la opinión pública.
A efectos de esta crítica dejaré de lado la corrupción que permite, generar y tolera esa falsa creencia al permitir la perversidad de que los gobiernos cometen toda clase de abusos de sobrefacturación, gastos con sobreprecios, de fondos de la obra pública, el sobredimensionamiento del Estado con presupuestos deficitarios que deterioran toda la economía.
También dejaré de lado la crítica de la obra pública evidentemente estúpida e inútil (que las hay muchas) ya que solo un idiota puede pensar que es posible crear riqueza y mejorar la calidad de vida “abriendo y tapando hoyos” en la tierra al divino botón a pesar de que esta idea está presente en la mente de muchos políticos.
En esta crítica quiero referirme a esta falacia desde el punto de vista económico basado en teorías económicas que demuestran que la obra pública no es sinónimo de generación de riqueza ni de empleo productivo y tampoco es beneficiosa per sé.
A ojos ciegos de una gran parte de la comunidad, los burócratas del gobierno venden la idea de que la obra pública aumenta la riqueza de los ciudadanos y su mayor beneficio es que genera empleo que de otra forma no se hubiese generado.
Esa idea es falsa. Los economistas L. von Mises, Frédéric Bastiat y  Henry Hazlitt han desarrollado suficientemente el tema como para enterrar esa falsa creencia.
Dijo L.von Mises:

"Cuanto más gasta el gobierno, menos puede gastar el ciudadano. Las obras públicas no se construyen con el poder milagroso de una varita mágica. Son pagados con los fondos arrebatados a los ciudadanos".

Dijo Frédéric Bastiat:
"Cuando un funcionario público gasta cinco pesos más, es porque un contribuyente gasta en provecho propio cinco pesos menos. El gasto del funcionario se ve, porque se verifica; pero el del contribuyente no se ve, porque, ¡ay!, le impidieron realizarlo".
Dijo Henry Hazlitt:
“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores”… “Nueve décimas partes de los sofismas económicos que están causando tan terrible daño en el mundo actual son el resultado de ignorar esta lección. Derivan siempre de uno de estos dos errores fundamentales o de ambos: el contemplar sólo las consecuencias inmediatas de una medida o programa y el considerar únicamente sus efectos sobre un determinado sector, con olvido de los restantes”.
La principal idea que se puede concluir de estos razonamientos, es que la obra pública no genera riqueza que de otro modo no se hubiera generado ya que el dinero que el gobierno gasta en una obra procede inexcusablemente del dinero obtenido a través de los impuestos, y en consecuencia, el dinero procedente de impuestos que se destina a obras públicas provoca el impedimento de que tal dinero del contribuyente sea empleado en las cosas que realmente necesitan.

Cuando un político quiere hacer como que genera empleo, rápidamente recurre a construir nuevos puentes, nuevas carreteras y cualquier otra obra, poco importa que la obra pública deba financiarse o con más impuestos (lo que implica menos renta disponible para el sector privado) o con más deuda pública (lo que supone futuros impuestos y tipos de interés más elevados y, por consiguiente, menos inversión) y, por tanto, con menor producción privada ya que lo que se ve tiende a pesar mucho más que lo que no se ve porque se lo ha impedido. El empleo temporal que se genera en cualquier obra pública ha impedido al ciudadano contribuyente de consumir otros bienes impidiendo a la vez la generación de empleo necesario para producirlo.
Toda obra de infraestructura de carácter gubernamental, sólo se justifica si tiene rentabilidad para el conjunto de la sociedad, es decir, si los beneficios sociales son mayores a los costos sociales del proyecto. Si no es así, los gobiernos únicamente están creando “elefantes blancos”, obras públicas inútiles (los pocos proyectos útiles son una minoría) y antieconómicas para la sociedad en su conjunto.
En todo caso, si la obra pública genera externalidades positivas, esta no debe ser defendida por el empleo que “crea”, sino por la conveniencia económica considerando el empleo que se ha generado y el que se ha impedido, considerando además la ventaja o desventaja económica para el conjunto de la sociedad.
Es común que en muchos proyectos de obra pública no se tome en cuenta el mejor uso alternativo de los recursos destinados a dichos proyectos. Y lo peor, es que muchos ciudadanos creen que es un rol fundamental del gobierno para “crear esa riqueza” cuando en realidad, la creación de riqueza pasa por la satisfacción de necesidades de los ciudadanos, no por la mera obra pública.  Sólo el análisis que mire al conjunto de la economía y al largo plazo merece propiamente el adjetivo de económico.
No solo es poco probable sino que es imposible determinar si los proyectos de los burócratas gubernamentales proporcionan la misma suma de riqueza y el mismo bienestar por cada peso gastado que los que proporcionaron los propios contribuyentes si, en lugar de verse constreñidos a entregar parte de sus ingresos al Estado, los invirtieron en bienes con arreglo a sus deseos y preferencias individuales.
Las obras públicas, lo que realmente hacen es impedir que los contribuyentes destinen su dinero a cosas que realmente desean y que habrían generado empleo enriquecedor y productivo ya que en este caso, se emprende porque se quiere y no porque necesariamente se debe según la voluntad y opinión del gobernante.


Si nos atrevemos a ver más allá, de a quiénes estas obras benefician directamente y demás efectos inmediatos y considerar quiénes se ven afectados por ellas y demás efectos secundarios, nos daríamos cuenta que en la mayoría delos casos los costos económicos  de  las obras tienden a superar sus beneficios.
Estos costos se representan y deben ser medidos por el empleo y la riqueza que dejan de generarse a raíz de estas obras ya que tienen que financiarse con tributos, cada peso que necesitan para su financiamiento es un peso que dejaremos los contribuyentes de gastar e invertir en lo que necesitamos y queremos. Cada Peso que no gastamos o invertimos, hay un servicio que no se presta o un bien que no se produce.
Lamentablemente abundan los gobernantes ignorantes que creen y hacen creer que haciendo obra pública de manera constante mejora la economía y se crea empleos sin que se advierta esta falacia peligrosa. Esa falsa creencia permite que una gran parte de la ciudadanía le da luz verde y apruebe la gestión de pésimos gobernantes por el solo hecho de haber realizado una gran cantidad de obra pública.
Es indignante ver que con ese equivocado argumento de la obra pública se llega a aprobar gestiones gubernamentales bochornosas y lamentables tanto a nivel nacional, provincial y sobre todo municipal, a menudo, se hace con el triste justificativo del “ROBAN PERO HACEN".

23 de septiembre de 2015

HACIA LA ACUSACIÓN PRIVADA EN MATERIA PENAL



No es un secreto para los que han leído los escritos del blog, que soy un defensor acérrimo de la acusación privada (hasta incluso de la acusación popular en ciertos casos, para saber la diferencia, ver, aquí) en materia sancionatoria (es decir, no solo en lo criminal sino también en lo disciplinario y todo lo que conlleva penas estatales, ya que no es justo que el monopolio de la acusación esté en manos solo de la Fiscalía General de la Nación; porque bien debe ser la victima la verdadera afectada por los delitos cometidos, no el Estado; es un entelequia decir que sea este el interesado o la sociedad. La reforma que se avecina al Código de Procedimiento Penal para que las víctimas puedan tomar el rumbo de la acusación y no el ente acusador en sí se ve bien, lo mismo debe suceder con la Procuraduría General de la Nación. (Para más información sobre esto, ver mi artículo sobre: ¿POR QUÉ LA ACCIÓN PENAL Y DISCIPLINARIA ESTÁ EN CABEZA DEL ESTADO?).
Este proyecto (Proyecto de ley 048/15S, agosto 11/2015) establecería la posibilidad de convertir la acción penal de estatal a privada, para dar titularidad a un acusador que solo operaría para las contravenciones penales, en ningún caso para los delitos (que se debería ampliar hasta estos también). La iniciativa entiende que el titular inicial y preferente de la acción penal sigue siendo la Fiscalía General de la Nación (poder preferente), aunque esta pueda ordenar su conversión y en consecuencia asignarla a alguno de los agentes descritos por el artículo 71 de la Ley 906 de 2004. Es decir, a los querellantes legítimos.

“Por tanto la Comisión Primera del Senado aprobó, en primer debate, el proyecto de ley de justicia rápida para delitos menores presentado por el Gobierno, informó el Ministerio de Justicia. La iniciativa también prevé que los afectados por delitos menores puedan tomar parte activa en su proceso, investigando y acusando, a través de sus abogados, convirtiéndose así en una especie de “fiscales” bajo la figura del acusador privado, aunque solo la propuesta esta presentada para delitos menores, es un buen comienzo para dar inicio a esta figura”.
Además se reducirían las audiencias de cinco (imputación, acusación, preparatoria, juicio oral y lectura del fallo) a únicamente dos: una audiencia concentrada (en la que se descubrirán y solicitarán las pruebas) y un juicio oral (en el cual se adelantará la práctica de pruebas y de una vez se decidirá si es culpable o no) a todo esto le llaman procedimiento especial abreviado criminal, de esta manera, se suprimiría el acto de imputación, por lo que la acusación se hará de una vez (con comunicación de los cargos). Excepcionalmente, se podrían comunicar los cargos anticipadamente cuando medie solicitud de medida de aseguramiento (ver, aprueban, en primer debate, proyecto sobre delitos menores).
Aunque no soy muy partidario de los proyectos legislativos que se tomen en el Congreso (valga la redundancia), solo aplaudo estas tres (acusación privada, reducción de audiencia y simplificación de competencia en la jurisdicción sancionatoria). Tal como he dicho en varios escritos de este blog, “una ley liberal a la que hagan estos “honorables” congresistas hacen diez liberticidas o más”, como es el caso del aumento de penas en materia electoral (ver, lista de ponencia sobre incremento punitivo para delitos electorales), la creación del delito de feminicidio, delito de discriminación a personas en condición de discapacidad, ley anticontrabando, que  endureció los castigos por esta conducta, como querer crear un delito para el ataque con ácido, querer construir delitos que no son delitos y que le llaman “delitos menores” tales como la injuria y calumnia, la inasistencia alimentaria, entre muchos otros...
Ahora, centrándonos en el tema...
Pasando a los delitos que son delitos, es decir los que afectan a terceros, que se incluyen en este propuesta tal como la lesión personal, daño a bien ajeno (me parece más una medida civil o delito privado en época romana que uno criminal) y hurto, como bien otros...; me parece que debe quedar a manos del acusador privado, siempre; y que la victima decida si quiere que sea el ente acusador o este mismo por medio de su abogado o defensor personal (puede ser el estatal que sería el defensor del pueblo y uno privado) siendo que se deben tener unos factores para considerar todo esto, simplemente indicativos, tales como la gravedad de la conducta, si es una organización criminal o no..., de tal forma que la victima (por medio de su apoderado) deban comunicarle a la Fiscalía y a la defensa (principio de defensa y de publicidad) como se va actuar, de igual forma podrían proceder conjuntamente y prestar los servicios de criminalística que se necesiten por medio ya sea del CTI o de Medicina Legal.
Parece ser que la iniciativa consta de tres ejes fundamentales: la caracterización de las conductas contravencionales en un nuevo libro tercero de la parte especial del Código Penal (para más información ver, aquí); la estructuración de un proceso bipartito para la investigación y juzgamiento y la consagración de un sistema de conversión de la acción penal que permita radicar en cabeza de un particular las facultades de investigación y acusación. Porque se pretende constituir un título especial para las contravenciones, situación que debe ser tomada por los códigos de policía; ahora con mucho más razón se debe hablar de una jurisdicción sancionatoria (donde no solo se conozca de situaciones criminales, sino también disciplinarias, contravencionales y administrativa sancionadora (contravencional) en materia contenciosa administrativa, radicado como una jurisdicción distinta o del mismo) ahora se querrá hacer una diferenciación entre delitos y contravenciones (y que son querellas solamente frente a esta), distinción que no existía anteriormente pero que se hablaba, lo mismo ha pasado con la figura de la acusación privada, que se previó por medio de un acto legislativo pero no tenía desarrollo, y lo mismo esta pasando con los llamados jurados de conciencia en materia criminal.
Si bien tenemos en cuenta de todo lo dicho en esta nota, es importante destacar la figura de la acusación privada, como el de la simplificación de audiencias y creación de una jurisdicción que no solo conozca de lo criminal, sino también de lo contravencional, que puede ser a través de este mismo o por medio de otra competencia y como también de lo disciplinario, para que de una vez la persona a través del principio de separación de funciones (poderes) y de autonomía judicial pueda obtener una defensa (debido proceso) y respaldo ante cualquier infracción cometida; es decir, si alguien comete una falta de tránsito lo más lógico es que conozca el juez administrativo sancionador (es decir su juez natural, no un juez que es parte y juzgador) no una autoridad administrativa (radicada en lo ejecutivo), NO, simplemente se debe hacer frente a la justicia, como igual sucede en materia criminal, como también debe hacerse en materia disciplinaria, no es práctico, lógico, ni moral en ningún sentido, que las faltas disciplinarias las conozca alguien que es acusador y juzgador a la vez, siendo que este debe ser reconocido como acusador, tal como se ha presentado por ejemplo en la CN de 1863 (que existía la acusación disciplinaria), lo mismo en materia contravencional, de tránsito, ambiental...; aquí el acusador sería el agente de tránsito frente a la orden de comparendo; no es posible que el mismo que actúa como acusador sea el juzgador en este caso el distrito, que quien detenta el poder es el alcalde que es el jefe superior de la policía nacional y de tránsito en el ente territorial, de la cual delega la función hacia una secretaria (de transito) que pertenecen todos al mismo costal de rufianes, no pasaría lo mismo por ejemplo si se radica dicha acusación en la justicia PROPIAMENTE DICHA, justicia de verdad, respetando el principio LIBERAL de la separación de poderes, que bien esta quebrantado en nuestro país y en todas partes.

22 de septiembre de 2015

UN BREVE COMENTARIO SOBRE LA LEY PRIVADA (COMUNITARIA).



Por, anónimo, vía @derechopublico1

La ley emana de cada persona. Y cada persona tiene derecho a autodefensa ante cualquier agresión pero de manera proporcional, así nace la justicia privada.

Sin embargo la persona no tiene necesariamente que hacer justicia por sus propias manos, tendrá razones para no hacerlo. Quizá no se sienta tan sabio para saber qué es lo proporcional, así que tiene derecho a contratar un productor de ley que actúe de manera justa.

La producción de ley se basa en los mismos principios de la división del trabajo. Por ejemplo, la división del trabajo nos ahorra tener que estar todo el día cosechando la propia comida, eso puede ser responsabilidad de otra persona a la que yo le doy a cambio otro bien o servicio equivalente. Lo mismo ocurre con la ley.

La ley privada ha sido parte del anarquismo desde Proudhon y Bakunin. Proudhon aceptaba el arbitraje y la restitución (aunque estaba en contra del castigo). Incluso Proudhon estaba a favor de las cárceles, pero lo veía como un estado de transición. Bakunin por otra parte hablaba esto de las comunas: 

"La unidad básica de toda organización política en cada país debe ser la comunidad completamente autónoma, constituida por el voto mayoritario de todos los adultos de ambos sexos. Nadie tendrá el poder o el derecho de interferir en la vida interna de la comunidad. Esta elije a todos sus funcionarios, legisladores y jueces. Administra la propiedad comunal y las finanzas. Cada comunidad tendrá que tener el derecho inalienable de crear, sin sanción superior, su propia constitución y legislación".

Un punto donde difería Bakunin de Proudhon era sobre el castigo: 

"Recayendo así bajo la ley natural del ojo por ojo, diente por diente, al menos en el terreno ocupado por esta sociedad, el sedicioso podrá ser saqueado, maltratado, incluso asesinado sin que esta se inquiete. Cada cual podrá deshacerse de el como de una bestia nociva, jamás sin embargo someterlo ni emplearlo como esclavo".

Así tenemos la ley comunitaria como una ley privada basada en el contrato, en lugar de la ley estatista basada en la imposición. Sin embargo, los anarquistas de libre mercado llevaron todavía más lejos la idea.

Paul Emile de Puydt acuñó el término de "panarquía". El historiador anarquista Max Nettlau decía esto sobre esa idea: 

"En lugar de que las instituciones políticas y sociales se vayan sucediendo "una después de la otra", dicho término fuese reemplazado por este otro: "simultáneamente"".

Básicamente ahora la comuna no necesariamente estaría en pie, ahora "andaría". Tendrías un protector sin importar donde vayas. La ley sería controlada por la gente a través de la democracia de mercado. Y la ley evolucionaría a través de ese método, eligiendo al que más eficiente, justa y sabiamente la ejecute.

LA POLICÍA “CONCILIADORA”: UN ATENTADO LEGAL A LA LIBERTAD.


policia

Por, @mariodaza vía @derechopublico1 — artículo principalmente publicado en Blog Libertario (aquí)

“La corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública”
Ludwig von Mises

Hoy en día y como van las cosas reflexiono mucho sobre un tema en específico y creo que muchos coinciden conmigo: la inseguridad en las ciudades está acrecentada y es algo que debemos mitigar; también me pregunto si esto se debe a las acciones de los delincuentes o bien de los mismos representantes del Estado. No es lo mismo que te asalte un ladrón común y corriente que te despoja de tus cosas, a que lo haga el mismo Estado, ya lo decía Lysander Spooner (parafraseando) en su metáfora del Bandolero versus Estado,al menos el primero te asalta una vez y te quita todo por un momento pero el segundo siempre lo hace, en el momento preciso y a la hora que quiera, una y otra vez”,  agrediéndote así tus derechos y deberes como ciudadano, condicionándote física, moral y psicológicamente con el fin de llegar a un objetivo específico que obviamente no son los de la protección ni el de la seguridad vial como primera medida sino a lo que llaman coloquialmente: ¨ la vacuna¨ (trasladándonos al lenguaje jurídico) y como la medida cautelar por excelencia de los policías, hoy en día llamado por estos interpretadores extensivos de la norma “CONCILIACIÓN”, que no sería otra cosa que chantaje hasta incluso extorsión.
Derivado del mecanismo de solución de conflicto prejudicial en este caso pre-administrativo utilizado por estos “conocedores de la Ley”, dándose paso a una larga serie de procedimientos (que mencionaremos más adelante), a la que deben ceñirse al pie de la letra siendo estos unos exegetas empedernidos de la norma personal e institucional que los identifica.
Cada vez que tenemos algún accidente, no solo vial sino de todo lo que engloba lo social y hasta un punto lo personal, con un ¨honorable agente de policía¨ lo identificamos como una desgracia más que una solución ya que estos siempre cuentan con lo que se llama el Estatuto Personal, en ello está inmerso la verdad absoluta, dejándonos con un vacío que solo es llenado por ellos mismos por medio de su interpretación ANALÓGICA, sin conocer ningún término de aclaración, ni modificación, ni de relativismo filosóficamente hablando.
Si transitas por las calles y vías de la ciudad es mejor rezar y pedirle a Dios no toparse con algunos de estos conciliadores adscritos al Centro de Conciliación más grande de la ciudad y del país llamado (en Colombia) el ¨Departamento Conciliatorio de la Policía Nacional¨ expandidos en todas sus dependencias a nivel nacional. Estas personas totalmente ¨competentes¨ para interpretar y aplicar la norma, pueden ser encontradas sin necesidad de buscarlas porque es la única institución que ella te busca a ti, de allí se debe la eficiencia y eficacia de sus funciones y labores para combatir el crimen y los peligros de accidentalidad en la ciudad”.
Tomando la hipótesis en la que tu no los busques, sino ellos a ti (que en su mayoría sucede así), sucede que casi siempre tendrás algún tipo de fiasco jurídico, quieras o no, como también la de someterte a las consideraciones que hayan resuelto bajo su acta de conciliación, de la que han interpretado analógicamente y extensivamente en este caso en contra del reo (el ciudadano de a pie, común y corriente, comerciante, conductor…). El procedimiento que estos manejan aún no está regulado por ninguna norma al menos que haya sido elaborado por el ejecutivo, legislativo o de creación judicial, sino que son normas que por usos y costumbres y por medio de la cooperación que estos se transmiten personal e institucionalmente (hereditariamente) deben aplicar, es por ello que poseen algún tipo de legitimidad tradicional o como lo expresa Max Weber de legitimidad carismática por el solo hecho de ser “autoridad”.


El procedimiento de esta “autoridad” si es que se le puede llamar así, es el siguiente:

Te detienen ya sea por parecerles a ellos ¨sospechoso,  delincuente, borrachín, drogadicto¨…, (siendo ese su “fin primordial”)  lo hacen ya sea por medio de señas,  luces, pitos, sacando armas o colocándote al automotor encima, te expresan tácitamente que se iniciaría en contra tuya una “conciliación” por la cual radican ellos mismos “espontánea, instantánea y libremente”, luego de pedirte “amablemente” que te bajes del carro y  de “preguntarte como estas”, te dan entender bien como se señala “ut supra” que se va a dar inicio  a una audiencia de conciliación por la cual tu eres parte y ellos son parte y que cualquier cosa que digas que no les guste puede ser usado en tu contra. Luego de esto, te piden los papeles del vehículo, para verificar  “que todo esté bien”, después de allí es que comienza la “negociación jurídica” en la que tú no tomas parte, siempre habla uno de los conciliadores que es el experto en el tema de ¨vacuna¨ o como lo llaman algunos tajantemente ¨chantaje o extorsión (en algunos casos)¨. De allí que se resuelva por medio de sus interpretaciones eruditas las normas personales e institucionales que corresponden. Ulteriormente de esta pre-conciliación te preguntan después de haber verificado que si todo está bien, que si estás caído o no (como lo llaman ellos) con los papeles ya sea por tu licencia, tarjeta de propiedad, SOAT, revisión técnico mecánica, por estar en estado de embriaguez o drogado (que nunca sucede) te siguen indagando hasta llegar a su fin malévolo; de lo que se deriva también de estas interpretaciones por parte de estos, asombrosamente es una interpretación teleológica[i] si se atisba bien.
Posteriormente después de una larga negociación, si bien se llega a un acuerdo conciliatorio y  por lo general es así, como en otras no; en todo caso se deja constancia de las implicaciones que hayan tomado durante su juicio conciliatorio, si hay conciliación de manera verbal y en caso de la no haberla por escrito, haciendo de esta última la coacción su mayor delirio; ¿y porque no? la coerción en muchos de sus casos debido a sus facultades también preventivas, imponiéndose una medida cautelar de la cual muchos dirían ¨secuestro¨, en este caso ¨secuestro extorsivo¨, bien por haberse impuesto en su parte resolutiva la cuota patrimonial en tu contra (“la vacuna”) o no haberse resuelto nada y no se haya llegado a ningún ánimo conciliatorio por medio de las ¨fórmulas¨ presentadas por estos y teniéndote a ti, como también los papeles, cortándote la libertad de locomoción y tránsito, expresándote altivamente que ese es el procedimiento a seguir personal, cooperativa e institucionalmente y que por lo cual debes reportar so pena de mayor reproche y por ello de mayor sanción por parte de estas ¨honorables autoridades¨.
¡Vaya protección y seguridad vial que tenemos, de seguir así seremos el líder regional y un ejemplo a seguir frente a la comunidad Latinoamericana y porqué no también Europea!
No olviden dejar sus comentarios acá en el blog y cualquier cosa estoy en twitter como @mariodaza
[i] Teleología: Creencia en que la marcha del universo es como un orden de fines que las cosas tienden a realizar, y no una sucesión de causas y efectos.