13 de julio de 2015

CRÍTICA DE DWORKIN A LA REGLA MAESTRA Y A LA DISCRECIONALIDAD JUDICIAL DE HART

Por, @mariodaza
Referente a la primera crítica de DWORKIN (REGLA MAESTRA), este mira la concepción del derecho como reglas reconocibles por su origen o linaje, ubicados en niveles jerárquicos superiores al ordenamiento jurídico ya sea hablando de norma fundante o básica o la regla de reconocimiento que estos últimos hace para del último criterio de  la cadena de la validez jerárquicamente; para DWORKIN no todas las normas jurídicas son reglas precisas en las que consagran tipos penales por lo que en la práctica judicial existen además de esas reglas, principios como el de que nadie puede aprovecharse de su propio dolo, principio que remitimos en otros escritos cuando hablamos sobre la sentencia Riggs VS Palmer. Este habla además de que tienen una estructura y un funcionamiento diferente a las reglas y son aplicadas tanto a los casos difíciles como a los casos fáciles, por lo que los principios no pueden ser identificados mediante una regla social de reconocimiento como la de HART y tampoco por una norma fundante como la de KELSEN. Estas reglas maestras dice DWORKIN que son importantes pero que además de estas deberían de utilizarse estos principios que le es obligatorio al juez utilizarla aunque sean de menor categoría que las reglas maestras.
Ahora, referente a la segunda crítica de DWORKIN (DISCRECIONALIDAD) según HART expresa que cuando no exista esa regla de reconocimiento y el juez tiene que entrar con su discrecionalidad y arregla lo que la regla de reconocimiento no pudo, es ahí cuando el juez decide; según DWORKIN los jueces en los casos difíciles no tienen discrecionalidad para crear derecho por el contrario deben de aplicarse a esos casos los principios vigentes en el sistema jurídico, para HART el juez tiene un poder discrecional, y la única forma en que HART defiende lo que dice DWORKIN que para que en el caso existiese un único conjunto de principios aplicables a cada caso que sirvan de respuesta lo que sería contrario a la práctica jurídica; para HART el juez debe de ser discrecional y legislar para así crear nuevos derechos, esto DWORKIN lo ve errado totalmente dice que tanto para el derecho como para el razonamiento jurídico y sostiene que lo que no es incompleto no es el derecho sino la versión que ofrecen los positivistas que es diferente de la que es. Desde el punto de vista de DWORKIN el juez no tiene porque apartarse del derecho y ejercer la facultad de crear derecho para llegar así a una decisión; HART dice además que el juez debe de crear derecho, por lo que hay casos que no son correctos, por lo que lo debe de hacer justificadamente y no arbitrariamente y se mira al juez como un legislador escrupuloso, aquí el juez mirara sus propias creencias y valores, para DWORKIN los jueces no son elegidos democráticamente por lo que ellos están sometidos al imperio de la ley y solo a eso, no son como los integrantes del congreso que son elegidos para legislar para hacer las leyes por lo que sí está facultado para aquello, dice DWORKIN que el juez habla como si el derecho fuese un sistema sin vacíos en el cual hay una solución para cada caso que el de debe de DESCUBRIR Y NO INVENTAR (igual como en HAYEK), el juez es meramente un portavoz de una ley que el no crea ni moldea, DWORKIN sostiene que no todos los casos difíciles tienen su origen en la vaguedad de un término de una regla jurídica y erróneo afirmar que en ellos los jueces tienen poderes discrecionales, afirma que los jueces no gozan de discrecionalidad ni de poderes excepcionales de creación de normas jurídicas...
Para finalizar, la crítica de la discrecionalidad de Dworkin sostiene que la discrecionalidad jurídica es expresamente falsa, es notado como una forma de ANTILIBERAL e injusta.