20 de abril de 2015

LA GRAN DEGENERACIÓN SEGÚN NIALL FERGUSON



Por, Mario Felipe Daza Pérez

La GRAN DEGENERACIÓN es un libro asombroso que me he leído de NIALL FERGUSON, porque abarca como debería vivirse en una sociedad libre o civil; a pesar de no utilizar la escuela austriaca económica, pero si la institucional y aunque el autor dista de una sociedad libertaria, ya que no es libertario, pero si liberal en lo económico, aunque conservador (pero se define como liberal, pág 163), se puede rescatar muchos pasajes que consideramos importantes para tener en cuenta en una sociedad libre (libertaria). Por ello, su enfoque podríamos denominarlo a lo que llaman algunos como: «liberal-conservador», propia de la misma escuela británica de EDMUND BURKE, o old whig, que es diferente obviamente a los distintos conservadores que conocemos hoy en día, y sobre todo a los “neocon” que pululan en las elecciones en el mundo, sobre todo las americanas. FERGUSON hace énfasis en este libro a cuatro instituciones a las que llama: «las cuatro cajas negras», que han estado sellada por un largo tiempo que son:

— Gobierno representativo (democracia)
— Libre mercado (capitalismo)
— Imperio de la ley y
— Sociedad civil

El autor realiza una critica mas que una alabanza a estos modelos, que constituyen los componentes claves de nuestra civilización, ya que están totalmente deteriorados, mustios, de tanto manoseo por parte de la gobernantes y de los populistas, no solamente en lo político sino también de la comunidad, y esto lo que aquejado todos nuestros problemas, multiplicándolos. Pues este autor siguiendo a varios filósofos y economistas liberales, afirma que vivimos tal como lo afirma ADAM SMITH en una «estado estacionario», en la que una país ha dejado de crecer, SMITH culpaba del estancamiento a la deficientes «leyes e instituciones», y recalca la labor de más libre comercio para las pequeñas y medianas empresas, menos burocracia y menos capitalismo clientelista (de amiguetes) que debe ser la cura para el estancamiento.

El Estado de bienestar no hace parte de la democracia tal como lo concibieron los antiguos atenienses, si lo comparamos con la fábula de Mandeville sobre las abejas, este parece ser un número de zánganos dependientes de las abejas obreras que tienen que mantener. Hoy en día todo el mundo diciendo que es demócrata, también lo dice el Partido Comunista Chino, pero cuando hablan del capitalismo utilizándolo dice como insulto cosas no agradables. FERGUSON se hace la pregunta ¿que sistema es mejor para garantizar una economía de libre mercado una anglosajona, una del civil law o islámica? De una vez descarta esta última, ¿cómo hacemos para que las normas propias de un rule of law límite a los zánganos y parásitos, depredadores?, Con esto se refiere a los gobernantes; toma como ejemplo el modelo Chino, que a pesar de ser comunista (entre comillas), la reducción de la pobreza ha sido vertiginosa, alrededor de los años 60 hacia adelante, a partir que comenzaron a liberalizar el mercado, no solo en lo económico sino también en la longevidad y salud. Entonces vemos a China pasar de un modelo de crecimiento económico lento, centralizado a uno de crecimiento económico rápido, descentralizado, aplicador de un imperio de la ley, protección de derechos de propiedad y mayor justicia. Para este autor el derecho consuetudinario anglosajón económicamente hablando es mejor:

Ya que tiene mayores protecciones al inversor, y proporcionan a las empresas un mejor acceso a la financiación bursátil, tienen mejor protección de los inversores externos frente a los internos que disponen de su financiación privilegiada, mientras que en el civil law es más débil, hace más fácil la entrada de empresas en el mercado, con respecto a los trámites, numero de dias y gastos necesarios para establecer un negocio, tienen tribunales más eficientes (porque son menos formalistas), regulan menos sus mercados de trabajo, cuentan con mayor participación de la población activa y menos tasas de paro que los países regidos por el civil law, tienen requisitos más amplios de divulgación de datos obligatorio, lo que de nueva incentiva a los inversores, tienen procedimientos más eficientes en casos de insolvencia o una quiebra de un hotel por ejemplo, está asociado a una mayor independencia judicial utilizando pautas generales en vez de normas específicas. Por eso mismo el taoísmo y el confucionismo despreciaban a los abogados  y condenaban al sistema legal, estrategia de control social a apoyar mercados privados, mientras que el civil law apunta a reemplazar los resultados deseados por el Estado. Esta comprobado que los países que hacen más difícil la entrada de nuevas entidades en el mercado no por ello obtienen ventajas en término de calidad de producto. En cambio, si muestran niveles marcadamente superiores de corrupción y mayores economías sumergidas o semisumergidas. Sumado a esto, la incidencia del servicio militar obligatorio, y la propiedad pública de los medios de comunicación. TOCQUEVILLE comparó USA con Francia en los años de 1830 a 1840 a los que los franceses prefirieron igualdad antes que libertad eso se tradujo en un Estado central fuerte y una sociedad civil débil.

El autor resalta la asociaciones entre generaciones a la opuesta por ROUSSEAU como voluntad general, en que la deuda pública permite a la generación actual de votantes vivir a expensas de las demás generaciones que no han nacido o que espera que nazcan (se reconoce como traición a las generaciones futuras). Por ello uno de los grandes problemas que tienen los políticos es siempre mirar el bolsillo ajeno, y nunca pensar en cómo invertir con plata que sea dada voluntariamente o solidariamente (como una sociedad civil). Por ello es que hoy en día estamos endeudados; el gasto público es exacerbado y la deuda generacional es enorme, tal como decía Adam Smith: “estamos en un estado estacionario” tal como hemos dicho arriba.

Pues, mi crítica es esa y ver como —estos—, derrochan el dinero ajeno es decir, el de otros y después le llaman a esto “compasión” y esa no es la idea, la idea es construir cada vez más una sociedad liberal donde cada quien pueda contribuir a la causa por medio de sus propios méritos. El contrato social o el pacto social está mal visto en la sociedad, que de hecho ninguno de nosotros hemos firmado (por lo menos yo no), porque se toma el concepto colectivista de ROUSSEAU, que es el errado y no el contrato social, que puede ser menos nocivo, o mejor que el del filósofo francés, y el que se debe tomar, no se toma y no es otro que el de EDMUND BURKE (liberal-conservador, old whig) un filósofo y político inglés, precisamente que se refirió en su libro Reflexiones sobre la Revolución Francesa (1790) en que: El contrato social no es de voluntad general (tal como lo entendía el liberticida de ROUSSEAU), sino de ASOCIACIÓN, de GENERACIONES. UNA ASOCIACIÓN NO SÓLO ENTRE QUIENES VIVEN SINO ENTRE QUIENES VIVEN, QUIENES HAN MUERTO Y QUIENES HAN DE NACER.
Es así, como el político de turno, no me refiero a uno en específico sino a cualquiera, debe tomar como paradigma que nos vamos a morir y que el presupuesto y la deuda estatal se las dejamos a las siguientes generaciones, por hechos (políticas) en que ni siquiera han participado. Nos pasó a nosotros, no tiene porque pasarles a otros. Y esto me parece totalmente injusto, ilegítimo, irracional, irrazonable y todas las “I”. El mayor desafío que afrontan las democracias maduras es el de como restaurar ese CONTRATO SOCIAL ENTRE GENERACIONES.

Para este autor la desregulación no es que sea mala, sino que es la mala regulación sobre todo en el contexto de una política monetaria y fiscal, igualmente mala, y por ello la crisis. De Allí que se puede hablar no de una crisis desregulada del 2007, sino precisamente lo contrario de una crisis regulada, y es por eso la crisis, como primer orden en interés de los directivos de los grandes bancos, segundo, creación de una política monetaria sesgada bajando los tipos de interés, el interés de la FED en el manejo de la inflación en el consumo y el interés oculto de los precios de la vivienda. Entonces el imperio de la ley, tiene mucho enemigos uno de ellos son las leyes malas, la falta de castigo, de personas codiciosas que cometen delitos, la cual se debe encarcelar y se interpreta en contra de la socialización de pérdidas. Entonces como se sabe fueron las instituciones más reguladas del sistema financiero las que resultaron ser más propensas al desastre, al debacle y esto lo que ha servido es para que se regularice más el sistema financiero y económico, siendo caótico, pero ¿quién regula a los reguladores?

En las sociedades occidentales no hace falta la ley, sino el imperio de la ley, igual pasa en China dice el autor, la ley debe ser clara, inteligible, aplicación mediante esta y no por discreción, a todos por igual, protección de libertad, vida, propiedad, pero algunos países hablan de derecho de educación sin serlo, de vivienda, atención sanitaria, medio ambiente limpio ¿y por qué no también el derecho a un vino aceptable? A lo que el Estado solo debe ser coercitivo con la imposición de cumplimiento de contratos y vigilar los derechos de propiedad, el problema es lograr que el Estado no abuse de su poder, de ahí la necesidad de poner límites, que siempre este y sus funcionarios están tentados de robar toda o parte de ella, entonces si no están limitados por la ley, este asegura que es mas seguro hacerlo cumplirlo en manos de instituciones privadas. Y esto es hacerlo más sofisticado, propio del imperio de la ley e importante los derechos de propiedad, más los derechos humanos que resultan fundamentales.

FERGUSON rechaza las políticas en contra de las libertades civiles, debido a los llamados «estratos de seguridad nacional» que se remontan desde la época de la primera guerra mundial y si seguimos por ejemplo con el debate producido por leyes anti terroristas del 11 de septiembre de 2001, esto trajo como complejidad también la intromisión del derecho europeo a las naciones, como también el elevado derecho escrito  en la regulación minuciosa de casi todo, tal como dice el crítico K. HOWARD necesitamos hacer una limpieza general de leyes, que elimine la legislación obsoleta y la inclusión rutinaria de causales de extinción automática en cada nueva ley. Asimismo debemos tratar de persuadir a los legisladores de que su papel no es escribir un manual de instrucciones para la economía que abarque cualquier eventualidad, llegando hasta el riesgo casi incalculable pequeño de nuestra salud y seguridad, como también el elevado coste de transacción de la ley, es otro problema. Las leyes de propiedad intelectual son excesivamente restrictivas, los costes empresariales, el problema de los lobbys de presión, la corrupción, violencia del sector estatal, el imperio de los legalistas y no de la ley. Por ello la reforma debe venir de por fuera de las instituciones estatales, debe venir de las instituciones privadas propiamente de LA SOCIEDAD CIVIL, DE NOSOTROS LOS CIUDADANOS.

Es interesante, porque después FERGUSON coloca un ejemplo propio de como vivir en una sociedad civil contrario a la sociedad incivil  a la que vivimos hoy donde esta el comportamiento antisocial, entonces explica la situación en donde este tiene una casa en la playa de un lugar de Francia y veía mucho reguero de basura por todas partes y entonces se cuestionó si no lo hace el ayuntamiento que es estatal, ¿por qué no de hacerlo nosotros mismo? Y así fue como hizo, llamó a muchos voluntarios para que le ayudaran a recoger el reguero y después vino más gente y hasta una organización privada, de forma espontánea, sin ninguna participación del sector público (estatal), sin afán de lucro o poder legal, convirtieron ese basurero en un bello paraje y entonces se pregunta: ¿si esto se pudo arreglar asi, cuantos otros problemas no podrían resolverse de manera tan sencilla y satisfactoria?

Pues esta es una forma de incentivar la ayuda, la colaboración, por medio de mutualidades, de afiliados en sociedades de socorro, industriales, previsión (cooperativas), de construcción, préstamos, crédito… Y habla mucho de las comunidades online que pueden ser un servicio bueno, para ayudar, pero no es un sustituto  de las formas de asociaciones tradicionales.

Apela nuevamente a TOCQUEVILLE diciendo que estaba en lo cierto cuando decía que no era la tecnología sino el Estado, con su seductora promesa de seguridad de la cuna ala tumba, ser el verdadero enemigo de la sociedad civil, enalteciendo la asociación entre hombre no entre el hombre y el Estado, con la acción recíproca de otros es la idea, lo contrario a este sería, someter, obligar, destruir, impedir, mortificar, embrutecer, extinguir, debilitar, reducir, como un rebaño de animales tímidos e industriosos cuyo pastor es el gobernante.

Otro punto importante en este gran texto de FERGUSON es la privatización de las escuelas, dice que las mejores instituciones de las islas británicas son las escuelas independientes, si hay una político educativa que me gustaría ver adoptado en todo el Reino Unido, sería una política que aspire a incrementar de manera significativa el número de instituciones educativas privadas y paralelamente a establecer programas de becas que permitiera asistir a ellas a un sustancial número de niños de familia de renta baja. Obviamente esa es la clase de cosas que la izquierda denuncia de manera refleja como elitistas. Incluso algunos conservadores, que consideran que las escuelas privadas son causa de desigualdad, que esas instituciones deberían ser abolidas. No se está abogando por las escuelas privadas en contra de las públicas (estatales), se está abogando por ambas, puesto que la biodiversidad es preferible al monopolio. Una mezcla de instituciones públicas y privadas con una competencia significativa favorece la excelencia, de ahí que las universidades estadounidenses que actúan en sistema competitivos cada vez más global sean las mejores del mundo según la clasificación de la Universidad Jiao Tong de Shanghai.

¿Acaso Harvard sería Harvard si en algún momento el Estado de Massachusetts o el gobierno federal la hubiera nacionalizado? El lector sabe la respuesta.

Los apologistas de la educación pública tradicional tienen que entender algo muy simple, al proporcionar una escolarización pública gratuita, (en comillas), que en general es una calidad mediocre, se esta incentivando al surgimiento de un sistema privado realmente bueno (ya que nadie va a pagar entre 10.000 a 30.000 libras al año) por una educación que sea solo poquito mejor que la opción gratuita.

En el mundo actual los países inteligencia se están alejando del modelo obsoleto de los monopolios educativos y permitiendo  a la sociedad civil regresar a la enseñanza que es lo que corresponde, muchas creen que en escandinavia es un lugar donde el Estado de bienestar sigue vivito y coleando, y se equivocan, solo Finlandia ha mantenido ese modelo, que sería la única excepción que confirma la regla, en cambio Suecia y Dinamarca que han sido pioneros en la reforma educativa, gracias a un plan audaz de descentralización y becas, en Suecia ha aumentado el número de escuelas independientes. Las escuelas libres de Dinamarca se gestionan de manera independiente reciben una subvención del Estado por cada alumno pero pueden cobrar matrícula y recaudar fondos de otras formas si pueden justificar la necesidad de hacerlo en términos de resultados. Actualmente en USA hay mas de 2000 escuelas charters, escuelas que como las academias inglesas, tienen financiación pública, pero se gestionan de manera independiente, que suponen una opción educativa para unos dos millones de familias en alguna zonas urbanas más pobres del país. En Suecia  en la empresa como la escuela de conocimiento no hay restricción de la enseñanza privada, educan miles de alumnos, el problema de Gran Bretaña no es que haya demasiados escuelas privada, sino que hay muy pocas, solo alrededor del 7% de los jovenes estan en escuela privada en UK, pues por ello los alumnos asiáticos rinden más por la misma razón, pues las escuelas privadas educan más a la cuart parte total de alumnos en Macao, Hong Kong, Corea del Sur, Taiwán y Japón, en dichos países la prueba pisa en Matemáticas es más elevada que la de UK. Y no es casualidad que la proporción de estudiantes turcos escolarizados en escuelas privadas esto por debajo del 4%. La enseñanza privada beneficia a más personas aparte de la elite, EN OTRAS PALABRAS, UNA ENSEÑANZA MÁS PRIVADA SE TRADUCE EN UNA EDUCACIÓN DE MAYOR CALIDAD Y MÁS EFICIENTE PARA TODO EL MUNDO. LA REVOLUCIÓN EDUCATIVA DEL SIGLO XXI SERÁ QUE LA EDUCACIÓN DE CALIDAD ESTE AL ALCANCE DE UNA CRECIENTE PROPORCIÓN DE NIÑOS, SI ALGUIEN ESTA EN CONTRA DE ESO, ENTONCES EL ES UN VERDADERO ELITISTA, EL ES EL QUE QUIERE MANTENER A LOS NIÑOS POBRES EN ESCUELAS PÉSIMAS.

FERGUSON apunta por una sociedad más grande, no por un Estado más grande, es decir tal como expone TOCQUEVILLE, más activismo local espontáneo de los ciudadanos es mejor que la acción estatal centralizada no solo en cuanto a sus resultados, sino también lo que es más importante en cuanto a su efecto en nosotros como ciudadanos. Y ello porque la verdadera ciudadanía no consiste solo en votar, trabajar y mantenerse en lado correcto de la Ley. También consiste en participar en el grupo, esto es el conjunto más amplio de personas que viene después de nuestra familia, que es precisamente donde aprendemos a desarrollar y aplicar normas de conducta: en suma, a gobernarnos. A educar a nuestros hijos (homeschooling). A cuidar de los desfavorecidos. A luchar contra la delincuencia. A mantener las calles limpias. ESTE ES EL CONCEPTO DE LA GRAN SOCIEDAD (big society), por el hecho de que la sociedad se beneficia en mayor medida de la iniciativa privada y menos dependencia del Estado, si esta es una postura conservadora, que lo sea, en antaño se consideraba la esencia del liberalismo. Al contrario de lo que se ha concebido hoy con el imperio de los legalistas y la regularización compleja dizque para evitar futuras crisis financieras. Nosotros los humanos vivimos en una compleja matriz de instituciones, los abogados que pueden ser revolucionarios en una sociedad dinámica, se convierten en parásitos en una estacionaria y la sociedad civil se debilita y se reduce a una mera tierra de nadie entre los intereses corporativos y del Estado, en conjunto estas son las cosas que habla cuando se refiere a la gran degeneración. Esta el gobierno, está el mercado, esta la ley y luego por supuesto la sociedad civil, que en la ilustración escocesa funcionó de maravilla, esa fue la clave del éxito en los siglos XVIII, XIX y parte del XX, pero en nuestra época las instituciones están descompuestas, nuestro propósito es poder restaurarla, a fin de invertir la gran degeneración y volver a los principios básicos de una sociedad realmente libre que es lo que se ha querido demostrar con este libro, y pues ¡A limpiar la playa!