9 de enero de 2013

¿ES EL PLAN DE DESARME UNA MEDIDA CORRECTA?


En respuesta a la noticia: PROPONEN PLAN DE DESARME EN BARRANQUILLA PARA CARNAVAL (aplíquese para cualquier municipio), presento el siguiente comentario:


Cada vez que analizamos un tema polémico, como el de el: «Plan de desarme en alguna ciudad» (o un país), pensamos de una vez sobre el incremento de la violencia que pueda haber y no en su disminución, porque si la medida fuese tan buena ¿por qué no hacerlo para todo el año? Existen medidas populistas también dentro de las directrices que imparten los gobiernos locales, así como sucede con las leyes creadas por el Congreso o por los Decretos dictados por el Presidente; estas órdenes no son más que paliativos para tratar de reparar un problema que no se soluciona por medio de estas decisiones políticas, lo que resulta causar placebo en la sociedad.
Debemos tener en cuenta que los hechos ocurridos en los Estados Unidos (Newtown), y demás masacres perpetradas en la escuelas ocurren cuando no se permite el uso de armas: "free gun zone" (plan desarme); de aquí se deriva que no se pueda utilizar armas dentro de esta zona porque precisamente se encuentra educadores y niños, pero lo que no se cuestiona es si esta medida busca que los delincuentes tengan sus utensilios de trabajo y así estos no puedan cometer sus fechorías: ¿cómo explicamos que en la mayor parte donde existen mayores homicidios son en las escuelas de los Estados Unidos?
Si examinamos los índices de muertes violentas en el mundo, nos indica que en Estados Unidos por lo menos existen menos asesinatos que en Colombia (de un índice de 10.000 muertes al año en el primero y 15.000 muertes para el segundo aproximadamente), siendo que esta nación consta de más habitantes que el nuestro y en donde el permiso del porte de armas está permitido en muchos Estados federados, de allí, que sea más fácil comprar armas que cualquier artículo de la canasta familiar. Es así, donde en las zonas de desarmes, y es solo en este sector donde se incrementan los homicidios. Pensemos en crear una medida como la "free gun zone" (plan de desarme, en nuestro caso) y dejar desarmados a los indefensos y armados a los delincuentes.
La conducta humana es compleja y que las armas por si solas no se disparan, deben ser accionadas por alguien, por lo tanto el problema no son las armas como tal, sino los mismos individuos. Cuando dictamos una medida de prohibición lo que estamos haciendo es desarmar a las personas que necesitan defenderse, en contrario sensu estamos ayudando a que el delincuente haga y deshaga en sus actuaciones delictivas, porque:
— El delincuente siempre tendrá armas para actuar, pero por supuesto es su herramienta de trabajo.
— Si existe prohibición, hay más facilidad para que el delincuente pueda actuar (es como si fuese un imán), por ende existe más beneficios y menos costos (análisis económico del crimen) para terminar su acción criminal, donde nos encontraríamos con un delincuente armado y un ciudadano de a pie indefenso, y
— El delincuente al entrar en vigencia la medida prohibitiva le interesaría muy poco la tipicidad de esa conducta ya que en la mayoría de los casos siempre se tipifica el delito de prohibición de porte de armas con el segundo delito cometido; es decir, después que haya finalizado el principal, igual como sucede con el concierto para delinquir. Lo que se esta presentando es que exista cada vez más hacinamiento en la cárceles.
Penalmente (derecho criminal) cuando comentamos acerca de una sanción en sí, por ejemplo, sobre el porte, tráfico o tenencia de la arma de fuego sin permiso, expresamos que es un delito de peligro abstracto, que significa que no necesariamente debe haber ejecución/consumación para que sea criminalizado, solo con los actos preparativos, es decir, con solo tener el arma de fuego sin el permiso se pena, así lo ha expresado el legislador en los artículos 365 y siguientes del Código Penal, quien lo haga incurrirá en prisión de nueve (9) a (12) doce años, pero vemos en la actualidad que no es la gran solución.
Sabemos del peligro que existe, cuando una persona tiene una arma de fuego, algunos dirán es un “asesino en potencia”, como es posible que alguien tenga una arma en la calle, eso lo que nos dicta nuestro pensamiento y nuestra intuición, pero lo que no sabemos muy bien es que el delincuente siempre tendrá el arma de fuego este permitida y aun con más razón prohibida; eso lo hace más beneficioso para su oficio. Claro está que no se tratará de acabar los muertes violentas a causa de la legalización del porte de armas, deben existir medidas pero más flexibles que no permiten el porte a toda ciudadano que por serlo tenga derecho a portarlo; existen libertades pero no todas las libertades son absolutas, tales como: los dementes, personas con problemas (acreditado) que así lo podrá valorar el operador jurídico y hasta reglamentariamente (por medio de decretos, leyes...).
Este no es el momento para desarrollar quién podrá hacer o no, los permisos, los tipos de prohibiciones..., pero lo más razonable es que algún Comité lo haga, presentando de una vez la libertad de tener armas (pero sin con restricción), porque las armas puede que sean mal utilizadas pero de alguna forma ayudan también a combatir el crimen. Prohibir su tenencia/porte es hacer libre y fácil el trabajo de los delincuentes que en efecto no le genera ningún costo al maleante.