viernes, 1 de octubre de 2010

El Bloque de Constitucionalidad





Prologo, por Mario Felipe Daza Perez

El bloque de constitucionalidad es una caja jurídica que contiene normas internacionales ,que va a servir de herramienta a la constitución de 1991, y al ordenamiento jurídico colombiano con el propósito de incluir normas internacionales, con el fin de que se establezca todas las garantías y libertades que deben de tener los individuos y la sociedad en nuestro país como son los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, nuestro derecho por ser un derecho dinámico, contienen reglas y principios que estan cambiando constantemente , por lo que de igual manera lo hace los tratados internaciones y las legislaciones internacionales en general , el autor nos trae una gama de conceptos sobre el tema de bloque de constitucionalidad y sobre diversas sentencias en que se ha proferido la Corte Constitucional con el fin darnos el conocimiento respecto a este tema controversial actualmente.

Por Fredy Pautt B.

El bloque de constitucionalidad esta referido a aquellas normas y principios que no hacen parte del texto formal de la Constitución, pero que han sido integrados por otras vías a la Constitución Colombiana, y que sirven a su vez de medidas de control de constitucionalidad de las leyes como tal.

El bloque de constitucionalidad va de la mano de la justicia constitucional, sin embargo como termino ha sido utilizado tan solo en unas décadas, Un ejemplo de ello lo encontramos en la historia jurídica norteamericana, en cual es de conocimiento de todos, que la normas y principios constitucionales en ese país, se derivan de formas mas amplias que su texto constitucional; sin embargo la conceptualizacion precisa de bloque constitucional surge en Francia, gracias a la jurisprudencia del Consejo Constitucional francés en la década de los setenta y la labor investigativa doctrinal acerca de la justicia constitucional desarrollada por el profesor Luis Favoreau. Luego esta misma doctrina se extendió a varios países con el fin de que la misma contribuyera a formalizar y consolidar los Estados de Derecho, en especial de los países que habían sido víctimas de tiranos, y que por mucho tiempo los derechos humanos fueron desconocidos.

Diversos autores concuerdan (en el concepto doctrinal acerca del bloque constitucional), que este es un conjunto normativo que contiene principios o disposiciones materialmente constitucionales, fuera del texto de la constitución documental. Las prácticas jurídicas del bloque de constitucionalidad han sido objeto de debate histórico en todo el mundo, por el abuso de algunos jueces en su aplicación.

El Bloque de Constitucionalidad es uno de las más importantes contribuciones de la Constitución de 1991 al sistema jurídico colombiano. Su función esencial es la de valerse como herramienta de recepción del derecho internacional, garantizando la coherencia de la legislación interna con los compromisos exteriores del Estado y al mismo tiempo, servir de complemento para la garantía de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario en el país. Sin embargo, dado que su regulación está exclusivamente a cargo de la jurisprudencia de la Corte Constitucional, y que son muy escasos los esfuerzos dirigidos a decantar de ella las reglas y sub-reglas al respecto, hoy en día, el desconocimiento sobre el valor, contenido y alcance del Bloque, se traducen en un riesgo para la seguridad jurídica del país y en el posible desconocimiento de sus derechos por parte de los ciudadanos[1]

La importancia del bloque de constitucionalidad se deriva del hecho de que la constitución misma no sea tan amplia que trate de cobijar todos los asuntos referentes a la constitucionalidad en una nación o en la aplicación de la misma en el ámbito internacional, se requiere que este bloque de constitucionalidad haga de la Constitución un cuerpo normativo mas dinámico, en la cual se puedan atender otros tipos de asuntos normativos que vayan acorde con los cambios históricos y sociales que ocurren en el mundo, es decir facultar a jueces constitucionales a que atiendan otros principios o normas de tipo supralegal que pueden estar o no determinados tácitamente en la constitución, tal es el caso de los derecho humanitarios en el orden internacional. Lo anterior significa que el bloque de constitucionalidad es importante en la adaptación de determinados principios y normas de tipo constitucional a las nuevas realidades sociales y políticas.

También es bueno significar que el bloque de constitucionalidad trae cierto riesgo en materia de seguridad jurídica, al permitir que ciertos operadores jurídicos utilicen en forma indebida determinados derechos fundamentales establecidos en normas o principios que no están contenidos en el texto constitucional, pero que toman su fundamento en otros derechos mas abiertos y anular o invalidar la legitimidad de ciertos derechos contenidos en las normas constitucionales ya establecidas en una sociedad.

El marco normativo que presenta el bloque de constitucionalidad esta contenido en seis artículos de la carta magna, tales como: el Artículo 9º, “El cual reconoce que las relaciones exteriores del Estado se fundamentan en la soberanía nacional, en el respeto por la autodeterminación de los pueblos y en el reconocimiento de los principios del Derecho Internacional aceptados por Colombia”. Así mismo, en lo contenido en el Artículo 93 de la constitución, según el cual “Los tratados y convenios internacionales ratificados por el Congreso, que reconocen los derechos humanos y que prohíben su limitación en los estados de excepción, prevalecen en el orden interno. Los derechos y deberes consagrados en esta Carta, se interpretarán de conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Colombia.”

También se menciona dentro del bloque de constitucionalidad el Artículo 94, que establece que “La enunciación de los derechos y garantías contenidos en la Constitución y en los convenios internacionales vigentes, no debe entenderse como negación de otros que, siendo inherentes a la persona humana, no figuren expresamente en ellos.”

El Artículo 214 que al regular los estados de excepción dice en su numeral II: “No podrán suspenderse los derechos humanos ni las libertades fundamentales. En todo caso se respetarán las reglas del derecho internacional humanitario.”. Se alude también el Artículo 53 que preceptúa: “Los convenios internacionales del trabajo debidamente ratificados hacen parte de la legislación interna”, y por ultimo el Artículo 102, en su inciso II dice que “Los límites señalados en la forma prevista por esta Constitución, solo podrán modificarse en virtud de tratados aprobados por el Congreso, debidamente ratificados por el presidente de la república”.

En relación a la evolución del concepto de bloque de constitucionalidad en un sentido estricto - contenido dentro del marco normativo- son: el preámbulo de la Constitución, la Constitución misma, los tratados limítrofes internacionales ratificados por Colombia, los tratados de derechos internacional de derechos humanos ratificados por Colombia, cuando se trate de derechos reconocidos por la Carta; y la ley estatutaria que regula los estados de excepción.

En un sentido amplio el bloque de constitucionalidad se establece como parámetro de constitucionalidad de las normas contenidas en las leyes orgánicas y las leyes estatutarias en lo pertinente. Acerca de la evolución que ha tenido el bloque de constitucionalidad en Colombia es bueno señalar las sentencias T-409 de 1992 M.P´s: Alejandro Martínez Caballero, Fabio Morón Díaz y C- 574-92 MP: Ciro Angarita Barón, en a cual se establecen como los convenios sobre derecho internacional humanitario tienen carácter prevalente sobre la legislación nacional. Con base en la anterior jurisprudencia la Corte Constitucional interpreto en el inciso segundo del Artículo 93 de la Carta magna, la disposición de prevalencia de los tratados o convenios internacionales en el orden jurídico interno, siempre y cuando estas normas hayan sido integradas en la normatividad colombiana a través de la ratificación del Estado, previo análisis de constitucionalidad.

Esta claro que dicha norma es de carácter supranacional en la cual se consagra la preeminencia, superioridad o supremacía de los tratados y convenios internacionales en nuestro orden jurídico colombiano. Y en donde se hace necesario que tales acuerdos sean ratificados por el país.

Esta lectura de la Corte Constitucional del inciso primero del Artículo 93 de la constitución, trajo consigo dos supuestos para que se diera la integración de las normas en el bloque, como son: El reconocimiento de un derecho humano; y que se trate de un derecho cuya limitación se prohíba durante los estados de excepción[2] .

También a determinados derechos intangibles (el derecho a la vida y a la integridad personal; el derecho a no ser sometido a desaparición forzada, a torturas, ni a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; el derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica; la prohibición de la esclavitud, la servidumbre y otros) se le dio carácter vinculante a los tratados de Derecho Internacional Humanitario[3] con prevalencia en el orden interno. En aras de mayor comprensión del tema se argumenta lo siguiente: De la imperatividad de las normas humanitarias y su integración en el bloque de constitucionalidad se deriva que el Estado colombiano deba adaptar las normas de inferior jerarquía del orden jurídico interno a los contenidos del Derecho Internacional Humanitario con el fin de potenciar la realización material de dichos valores[4].

Por otra parte según lo señalado en la Constitución Política en su Artículo 214: La conceptualización de la Corte del bloque de constitucionalidad implicaba que las reglas del Derecho Internacional Humanitario y las disposiciones de la ley estatutaria sobre los estados de excepción integraban, junto con las normas de la Constitución del Capítulo 6 del Título VII, un bloque de constitucionalidad al cual debía sujetarse el Gobierno cuando declaraba un estado de excepción[5].

En un segundo bloque de constitucionalidad están contenidos otras normas que sirven como parámetro para efectuar el control de constitucionalidad, es decir, la Constitución, los tratados internacionales de que trata el Artículo 93 de la Carta, las leyes orgánicas y en algunas ocasiones las leyes estatutarias[6]

Es bueno señalar que la sentencia C-191-98 MP: Eduardo Cifuentes Muñoz estableció que los tratados limítrofes también hacen parte del bloque de constitucionalidad en virtud del Artículo 101 de la Carta magna, establecida en esta disposición normativa lo siguiente: “El bloque de constitucionalidad constituye aquellas disposiciones que pese a no tener, todas ellas, rango constitucional, sirven de parámetro de control de constitucionalidad”.

Otro tipo de derechos fueron también incluidos dentro del bloque de constitucionalidad, tales como: el derecho a la especial protección de la mujer embarazada en concordancia con las disposiciones de derecho internacional de los derechos humanos[7]. También se mencionan dentro del bloque de constitucionalidad el alcance del Artículo 3º del Convenio 3 de la O.I.T., al Artículo 10 º del referido Pacto y al Artículo 11º del Convenio de la ONU sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, en armonía con la “protección especial a la mujer, a la maternidad” señalada en el Artículo 53 de la constitución.

En la sentencia T-568-99 MP: Carlos Gaviria Díaz, se integró al bloque de constitucionalidad los Convenios 87 y 88 de la OIT que protegen la libertad sindical, por ser éste uno de aquellos derechos no susceptible de limitación durante los estados de excepción

La sentencia T-568-99 – hace referencia al bloque de constitucionalidad en virtud en lo contenido en el Artículo 93 de la carta magna- que todos los instrumentos internacionales de derechos humanos que tratan de derechos sociales

Se concluye de forma general que el bloque de constitucionalidad es un avance en la interpretación constitucional, ya que permite ampliar el texto constitucional de un país, así como también su propósito es anexar otras fuentes jurídicas del derecho constitucional como es la jurisprudencia, costumbre, tratados internacionales, entre otros, que brinde una interpretación mas amplia y menos rígida del derecho constitucional en el plano internacional.

Es importante también concluir de manera puntual que la jurisprudencia de instancias internacionales son fuerza vinculante en la interpretación de los derechos consagrados en la constitución. Tal es el caso de la integración al bloque de constitucionalidad de los Convenios de la OIT, así como lo establecido por la Corte Constitucional al afirmar que los tratados de derecho internacional de derechos humanos ratificados por Colombia son un criterio relevante para la interpretación de los derechos humanos que se encuentren consagrados en la Constitución, y que esta inclusión ha sido paulatina, debido a la aceptación parcial de ciertos derechos intangibles.

[1] -Contenido y alcance jurisprudencial del bloque de constitucionalidad de Colombia- Por: Luis Andrés Fajardo Docente Investigador Universidad Sergio Arboleda

[2] Sentencia C-295-93 MP: Carlos Gaviria Díaz

[3] Sentencia C-225-95 MP: Alejandro Martínez Caballero

[4] Ibid.

[5]Sentencia C-135-96 MP: Jorge Arango Mejía, Alejandro Martínez Caballero, Antonio Barrera Carbonel

[6] Sentencia C-191-98 MP: Eduardo Cifuentes Muñoz

[7] Sentencia T-622-97 MP: Alejandro Martínez Caballero

3 comentarios:

curiosulus animos dijo...

Excelente articulo, gracias por compartir tu experiencia en este tópico.
Me acabo de iniciar en el mundo del blog, y el tuyo es uno que necesariamente hay que compartirlo.

Saludos desde Perú

curiosulus-animos.blogspot.com

carlos flores dijo...

felicitaciones por ese articulo en realida es claro , preciso y completo
saludos desde el Ecuad

Anónimo dijo...

si esta muy bien y se entiende, pero yo quisiera algo del bloque constitucional peruano